Un blog con contenido bíblico para cubrir las necesidades espirituales de la mujer de todos los tiempos.
Escríbeme a yolimallen@convertidosacristo.org o a yolimallen@gmail.com

Para ti mujer





¡Acordaos de la Mujer de LOT!

Por Yoli de Mallén
                                           
Siempre me he preguntado…

¿Por qué  está este versículo en la Biblia?
¿Por qué debemos acordarnos de la mujer de Lot?
¿Qué pasó con ella que es tan importante recordar?

Veamos la  historia real, busquemos el relato Bíblico en Génesis 19:15 en adelante,

19:15 Y al rayar el alba, los ángeles daban prisa a Lot, diciendo: Levántate, toma tu mujer, y tus dos hijas que se hallan aquí, para que no perezcas en el castigo de la ciudad. 
19:16 Y deteniéndose él, los varones asieron de su mano, y de la mano de su mujer y de las manos de sus dos hijas, según la misericordia de Jehová para con él; y lo sacaron y lo pusieron fuera de la ciudad.
19:17 Y cuando los hubieron llevado fuera, dijeron: Escapa por tu vida; no mires tras ti, ni pares en toda esta llanura; escapa al monte, no sea que perezcas…

19:23 El sol salía sobre la tierra, cuando Lot llegó a Zoar.
19:24 Entonces Jehová hizo llover sobre Sodoma y sobre Gomorra azufre y fuego de parte de Jehová desde los cielos;
19:25 y destruyó las ciudades, y toda aquella llanura, con todos los moradores de aquellas ciudades, y el fruto de la tierra.
19:26 Entonces la mujer de Lot miró atrás, a espaldas de él, y se volvió estatua de sal.

Pero la pregunta: ¿Dónde estaba el corazón de la mujer de Lot?
Definitivamente en la cuidad de Sodoma y Gomorra.

Y … ¿Dónde está nuestro corazón hoy, que debemos recordarla, como nos lo dice el mismo Señor Jesucristo en Lucas 17:32,

 17:32 Acordaos de la mujer de Lot.

El  mundo en que vivimos es de pertenencia y con el control absoluto del “Príncipe de las Tinieblas” o Satanás.
Y está fríamente calculado y conformado para atraer, engañar, y seducir al hombre y la mujer hasta llevarlos al pecado y por consiguiente a la muerte eterna.

Cada día presenta más atractivos sus mecanismos para enredarnos y atraparnos.
Algunos parecen casi imperceptibles pero al final producen el mismo daño; la separación completa de nuestro Dios.

Su plan NO es nuevo. Comenzó desde el huerto del Edén con Eva.
Y su trabajo es igual hasta hoy, pues le dio buen resultado.

¡Mujeres! Estemos atentas y apercibidas, el Diablo no nos tentará hoy con una fruta prohibida, pero sí lo puede hacer con:

1.   Una ropa indecorosa que mostrará lo que no debe ser mostrado.
2.   Una salida a un lugar que no glorificará a Dios.
3.   Participando de una actividad donde Dios no pueda ser el centro.
4.   Admirando y deseando a un hombre que no sea tu marido.
5.   Compartiendo con amigos que su corazón está aparte  y en contra de Dios.
6.   Introduciéndote en vicios aparentemente inofensivos.
7.   Gastando más de lo que tienes presupuestado para el mes.
8.   Disfrutando al ver escenas que no edifican.
9.   Usando malas palabras  y tonos inapropiados.
10.                Comprando más de lo que realmente necesitas de manera compulsiva.
11.                Dándole oído a lo que no debes.
12.                Hablando más de lo que sabes.
13.                Teniendo malos pensamientos, impuros.
14.                Dedicando más tiempo al mundo que a Dios.

En la 1ra carta del apóstol Juan 2:15-17 dice,

2:15 No améis al mundo, ni las cosas que están en el mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él. 
2:16 Porque todo lo que hay en el mundo, los deseos de la carne, los deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida, no proviene del Padre, sino del mundo.
2:17 Y el mundo pasa, y sus deseos; pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre.

¿Nos estamos pareciendo a la mujer de Lot?
¿Esperaremos a que nos vengan a sacar los ángeles, de esta contaminación del mundo, en la que hemos caído?
¿Y si Dios no nos envía los ángeles?
¿Nos dejaremos arrastrar?

¡Salgamos fuera!    ¡Ahora!


Si te volteas…quedarás hecha una PIEDRA para siempre.










La Mujer Estéril


Por Yoli de Mallén

Ser Madres… para unas es una noticia Maravillosa, para otras una Sorpresa Inesperada, Para cierto grupo una Pesadilla Horrible comienza en su vida.

Pero todavía existe un grupo de mujeres, que el poder ser madres es como un sueño inalcanzable, pues no lo han podido realizar, su misma condición física tiene impedimentos para alcanzar la fertilidad, a este grupo se le llama “Estéril”.

La Biblia presenta varios casos de mujeres que fueron estériles y que por milagro de Dios algunas lograron concebir hijos, por la misericordia y voluntad de Dios definitivamente.
Dios es quién abre y cierra la matriz, El es el único responsable de soplar aliento de vida y fecundar con una nueva vida la unión de un espermatozoide y un óvulo entre un hombre y una mujer.

Pero el poder ser madres no es asunto fácil; pues no solamente se reduce a la maduración de un huevo fecundado y su desarrollo “asombroso” por 9 meses dentro del vientre de su madre. Sino qué pasa luego que nace o deja su primer hogar dentro de la matriz, en el vientre de su madre; pasa a formar parte de un hogar real, ya dentro de este mundo. Allí se desarrollará, como cualquier otro ser humano, creciendo y educándose como tal.

Seguirá la misma cadena de la vida que todos nuestros antecesores han tenido y que seguirán teniendo nuestros descendientes: “nacer, crecer, reproducirse y morir”.
Pero veamos con mayor detenimiento algunos casos de las mujeres estériles que la Biblia menciona:

1.    Sara, la mujer de Abraham, tuvo su primer y único hijo Isaac cuando tenía 90 años, este dato le fue revelado por la visita de unos ángeles, que ella concebiría el hijo prometido a Abraham. Esto fue motivo de risa de su parte pues ya había cesado la “costumbre de las mujeres”,  la menstruación. Ya Sara se encontraba en el período de la menopausia. Pero lo que era para ella imposible era muy posible para el Dios de lo Imposible. Génesis 11:29-30 y 18:9-12

11:29 Y tomaron Abram y Nacor para sí mujeres; el nombre de la mujer de Abram era Sarai, y el nombre de la mujer de Nacor, Milca, hija de Harán, padre de Milca y de Isca. 
11:30 Mas Sarai era estéril, y no tenía hijo.

18:9 Y le dijeron: ¿Dónde está Sara tu mujer? Y él respondió: Aquí en la tienda. 
18:10 Entonces dijo: De cierto volveré a ti; y según el tiempo de la vida, he aquí que Sara tu mujer tendrá un hijo. Y Sara escuchaba a la puerta de la tienda, que estaba detrás de él. 
18:11 Y Abraham y Sara eran viejos, de edad avanzada; y a Sara le había cesado ya la costumbre de las mujeres. 
18:12 Se rió, pues, Sara entre sí, diciendo: ¿Después que he envejecido tendré deleite, siendo también mi señor ya viejo? 

2.     Rebeca, la mujer de Isaac, en el momento indicado Dios le abrió su matriz y le permitió el nacimiento de un par de mellizos varones; Jacob y Esaú. Génesis 25:21 y 25:24-26

25:21 Y oró Isaac a Jehová por su mujer, que era estéril; y lo aceptó Jehová, y concibió Rebeca su mujer. 

25:24 Cuando se cumplieron sus días para dar a luz, he aquí había gemelos en su vientre.
25:25 Y salió el primero rubio, y era todo velludo como una pelliza; y llamaron su nombre Esaú. 
25:26 Después salió su hermano, trabada su mano al calcañar de Esaú; y fue llamado su nombre Jacob. Y era Isaac de edad de sesenta años cuando ella los dio a luz. 

3.    Raquel, la mujer de Jacob o Israel. Luego de sus celos por su hermana Lea y su fertilidad, Dios le permite  el nacimiento de 2 hijos; José y Benjamín, muriendo en el parto del pequeño. Génesis 29:31 y 35:24

29:31 Y vio Jehová que Lea era menospreciada, y le dio hijos; pero Raquel era estéril. 

35:24 Los hijos de Raquel: José y Benjamín. 

4.    La mujer de Manoa, Dios le promete el nacimiento de su hijo el cual dedicará a Jehová, será nazareo, no pasará navaja sobre su cabeza, su nombre fue Sansón.  Jueces 13:2-5 y 24

13:2 Y había un hombre de Zora, de la tribu de Dan, el cual se llamaba Manoa; y su mujer era estéril, y nunca había tenido hijos. 
13:3 A esta mujer apareció el ángel de Jehová, y le dijo: He aquí que tú eres estéril, y nunca has tenido hijos; pero concebirás y darás a luz un hijo. 
13:4 Ahora, pues, no bebas vino ni sidra, ni comas cosa inmunda. 
13:5 Pues he aquí que concebirás y darás a luz un hijo; y navaja no pasará sobre su cabeza, porque el niño será nazareo a Dios desde su nacimiento, y él comenzará a salvar a Israel de mano de los filisteos. 

13:24 Y la mujer dio a luz un hijo, y le puso por nombre Sansón. Y el niño creció, y Jehová lo bendijo. 

5.    Ana, la mujer de Elcana . Llora desesperadamente en el templo y es tomada por una mujer ebria ante los ojos del Sacerdote Elí; pero luego al saber su motivo recibe la bendición de Dios y concibe su hijo el cual dedica a Jehová, llevándolo al templo desde muy pequeño, el Profeta Samuel. 1 de Samuel 1:8-10 y 20

1:8 Y Elcana su marido le dijo: Ana, ¿por qué lloras? ¿por qué no comes? ¿y por qué está afligido tu corazón? ¿No te soy yo mejor que diez hijos? 
1:9 Y se levantó Ana después que hubo comido y bebido en Silo; y mientras el sacerdote Elí estaba sentado en una silla junto a un pilar del templo de Jehová, 
1:10 ella con amargura de alma oró a Jehová, y lloró abundantemente. 

1:20 Aconteció que al cumplirse el tiempo, después de haber concebido Ana, dio a luz un hijo, y le puso por nombre Samuel, diciendo: Por cuanto lo pedí a Jehová. 

6.    Elisabet, mujer de Zacarías el Sacerdote. Prima hermana de María, la madre de Jesús, hombre. Concibe milagrosamente también en su vejez y da a luz a aquel hombre que abriría el camino para recibir a nuestro Salvador Jesucristo, este fue Juan el Bautista. Lucas 1:5-7 y 57

1:5 Hubo en los días de Herodes, rey de Judea, un sacerdote llamado Zacarías, de la clase de Abías; su mujer era de las hijas de Aarón, y se llamaba Elisabet. 
1:6 Ambos eran justos delante de Dios, y andaban irreprensibles en todos los mandamientos y ordenanzas del Señor. 
1:7 Pero no tenían hijo, porque Elisabet era estéril, y ambos eran ya de edad avanzada.

1:57 Cuando a Elisabet se le cumplió el tiempo de su alumbramiento, dio a luz un hijo. 

Todas estas mujeres ejemplares tuvieron hijos que fueron piezas claves en la línea escogida, de la que nacería el Salvador del Mundo. ¡Qué gran privilegio, formar parte de la gran familia por la que nacería Jesucristo!

Si eres creyente en Cristo, si te has convertido,  si has nacido de nuevo, sabrás que formas parte tu también de esta familia especial. ¡Eres una  hija  especial!
Tu nacimiento ha sido igual de milagroso, que esos ejemplos que hemos visto. Tu madre, estéril o no, fue el instrumento que Dios utilizó para traerte a este mundo.
Tu nacimiento tuvo un propósito, tu vida tuvo y tiene un propósito, tu decisión por Cristo tuvo un propósito, tu muerte tendrá  propósito.

¿Y tú? ¿No has recibido a Cristo?
¿Estás entre los propósitos de Dios?
¿No quisieras que tu vida tuviera propósito?
Dale propósito a tu vida.
Y te asombrarás de la manera en que Dios puede actuar a tu favor.

Lo ha hecho con otros.
Lo ha hecho conmigo.
Lo puede hacer contigo.
¡A Dios sea la Gloria!

















“Nuestra Lucha Imperceptible”


Por Yoli de Mallén
 (Basado en el Libro “La Batalla de cada mujer” por Shannon Ethridge y Stephen Arterburn)

Las necesidades sexuales de las mujeres son totalmente diferentes a las de los hombres.
Y pueden ser iguales o hasta más peligrosas que las de ellos, si no son bien dirigidas.
¿Cuándo empieza una aventura sexual, en la mujer?
¿Con el primer toque físico?  NO
Comienza con el primer pensamiento prohibido.
Entonces… repito ¿Dónde comienza? En nuestra MENTE.

Veamos detenidamente algunos principios que debemos recordar…

1.    Fuimos creadas con un Sexo definido.
Desde Génesis en la narración de la Creación del mundo; vimos la presencia de ambos sexos: varón y hembra en los animales y hombre y mujer en la raza humana. Génesis 1:27 dice
“Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los creó”.

Ellos dos forman el complemento perfecto, encajan correctamente formando un solo cuerpo, son la compañía y ayuda necesaria; emocionalmente y físicamente.
Pero son totalmente diferentes… es ahí donde vemos lo maravillosos de la Mano de Dios.  El hombre fue creado del polvo de la tierra; con todos sus rasgos que lo identifican; y luego fue formada la mujer de una de sus costillas; ella es parte de él, le pertenece, es lo que completa su cuerpo (sin ella, él está incompleto). Por eso es su complemento, su ayuda idónea perfecta y especial.

En cuanto a lo sexual sabemos que el hombre se excita por lo que ve, Dios le presentó a Eva luego que lo hizo percatarse de su necesidad, él estaba solo, no había compañera para él. ¡Se la presentó ante sus ojos!
La mujer se excita por las palabras que oye, y ¿qué paso cuando Adán vio a Eva? ¿Cuál fue su primer piropo para ella? Veamos Génesis 2:23
“Dijo entonces Adán: Esto es ahora hueso de mis huesos y carne de mi carne; esta será llamada Varona, porque del varón fue tomada”.
Y si lo decimos en otras palabras…
“Ahora tu eres mía, me perteneces, formas parte de mí, sin ti estoy incompleto”.
¡Tremendas palabras, derritió a Eva!

Nacemos  con un sexo definido el cual Dios eligió por nosotros desde que nos formó en el vientre de nuestra madre.
Debemos estar claros en que solo hay dos sexos diferentes, NO términos medios.
Cada sexo debe estar bien definido y guiado desde pequeño, sin lugar a confusión. El mundo quiere unificarlo y justificar lo incorrecto, como por ejemplo la ropa “unisex” o aquellas niñas que quieren ser varones y se lo aplauden sus padres, ayudándolas para cumplir su deseo.

Nuestra sexualidad no tienen que ver “con lo que hacemos”, si no “con lo que somos”, por tanto es muy importante vestir, actuar, y hablar como la mujer que somos, no dejando dudas al respecto.
Dios nos creó como somos, así él quiso, fue su decisión. El tiene un propósito con cada una de nosotras, y El definitivamente NO comete error.

2.    Necesitamos mantener una vida sexual íntegra y equilibrada:
Pudiéramos comparar nuestra vida sexualmente equilibrada, con el equilibrio que debe haber en una mesa, cada pata es imprescindible para su perfecta estabilidad. En este caso cada pata tiene su nombre e importancia:
a)    La dimensión física, todo lo relacionado con nuestro cuerpo.
b)    La dimensión mental, nuestra mente, pensamientos.
c)    La dimensión emocional, nuestro corazón, las emociones.
d)    La dimensión espiritual, lo que sabemos sobre la palabra de Dios.

Para la SOLTERA- la integridad sexual significa tratar a toda costa de evitar el alimentar cualquier deseo físico, mental, emocional o espiritual por un hombre, si no puede ser realizado con rectitud, conforme a la palabra de Dios.
 La soltera debe buscar la Salvación de su alma y una nueva vida  en Jesucristo, para satisfacer todas estas necesidades. Debe guardar su cuerpo, mente, corazón y espíritu para el hombre con el cual se case, guardarse pura y sin mancha para él. Dios puede suplir mientras espera todas sus necesidades; pues Él es quien nos llena completamente, para no necesitar nada ni a nadie. Aquí también incluye la viuda o cualquier mujer sola.
Para la CASADA- la integridad sexual significa lograr una íntima conexión física, mental, emocional y espiritual con su esposo y no con algún otro hombre fuera del matrimonio. Solo con el hombre con quien hizo pacto delante de Dios.

3.    Preparemos nuestras Estrategias:
Veamos qué dice la Biblia al respecto y cómo cuidar cada columna para no perder el perfecto equilibrio que deseamos tener:
a)    Cuidemos nuestros ojos
b)    Cuidemos nuestra mente
c)    Cuidemos nuestro corazón
d)    Cuidemos nuestro cuerpo

a)    Cuidemos nuestros ojos:
Mateo 5:28-29 dice:
“Pero yo os digo que cualquiera que mire a un mujer para codiciarla, ya adulteró con ella en su corazón.
Por tanto, si tu ojo derecho te es ocasión de caer, sácalo y échalo de ti; pues mejor te es que se pierda uno de tus miembros, Y no que todo tu cuerpo sea echado al infierno”.
Cuidemos de no mirar lo que NO conviene, deleitarnos en ver desnudos, actos y relaciones sexuales, la segunda mirada para detallar lo que vemos, la pornografía, revistas, T.V., internet, cartelones, anuncios etc. Nos vamos cauterizando y llega un momento que no nos damos cuenta de lo que miramos, que antes rechazábamos. Ejemplo en una película de antes ni se besaban delante de la cámara. ¿Y ahora?  Antes aparecía un homosexual casi imperceptible ¿Y ahora? Aparecen siempre, se ve claro el mismo acto sexual, los desnudos de todos los ángulos, las lesbianas en plena acción.

Y hablando de mirar, cuidemos de no provocar ni hacer caer en tentación al sexo opuesto, por la forma en que vestimos y actuamos.  Una vez leí; que Vestimos según queremos ser tratadas, y respetadas. No seamos tropiezo para nuestros hermanos de la Iglesia, ni hombre alguno.
Para concluir este punto, mirar no es malo siempre que podamos desviar la mirada rápidamente de lo que no conviene.
Malo es detenernos y deleitarnos en lo que estamos viendo, pues lo llevamos ahora a nuestra MENTE.

b)    Cuidemos nuestra mente:
Nuestra mente puede ser un gran almacén de información, que aparece según lo requerimos; se nutre con experiencias vividas propias o ajenas.
Efesios 4:19 dice:
“Los cuales después que perdieron toda sensibilidad, se entregaron a la lascivia para cometer con avidez toda clase de impureza”.
Gálatas 5:19 menciona la lascivia como parte de la lista de las manifestaciones dela carne.
La lascivia es un pecado de la  mente ante Dios, y se constituye en cualquier pensamiento depravado sexual que podamos tener.

La masturbación, para una joven soltera, conlleva un pecado de lascivia, pues se involucra la mente.
Una mujer casada puede cometer pecado de lascivia con otro hombre, aún estando en sus relaciones íntimas con su esposo.
Filipenses 4:8 nos dice en qué debemos pensar:
“Por lo demás hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo puro, todo lo justo, todo lo amable, lo que es de buen nombre si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad”.

c)    Cuidemos nuestro corazón:
Nuestro corazón en el lugar donde alojamos nuestros sentimientos, emociones, lo que nos mueve a hacer cosas a veces inexplicables.
Jeremías 17:9 dice
“Engañoso es el corazón, Mas que todas las cosas, y perverso; ¿Quién lo conocerá?

La mujer antes de involucrar su cuerpo en una relación sexual, ya ha involucrado su corazón y sus emociones, todo su  ser.
La mujer porque ama, es que se entrega en los brazos de un hombre, mientras que el varón es capaz de ofrecer su cuerpo sin sentir la necesidad de dar su mente y corazón, solo por satisfacer su necesidad física, él es diferente.
Proverbios 4:23 dice
“Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón; porque de el mana la vida”.

d)    Cuidemos nuestro Cuerpo:
1 Corintios 6:19-20 dice
“¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, el cual está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros?
Porque habéis sido comprados por precio; glorificad, pues, a Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, los cuales son de Dios”.
La relación sexual es bendecida y aprobada por Dios, pero solo dentro del matrimonio; fuera de el, es pecado ante Dios.
Un joven llegará (en sus caricias sexuales) hasta donde la jovencita le permita; y mientras más pruebe, más querrá seguir probando, terminando en el acto sexual mismo.

No debemos olvidar que todo hombre quiere su Eva, aquella reservada solo para él, que nadie haya usado,  ni probado. Ejemplo, cuando compramos una camisa o unos zapatos nuevos, los queremos en su caja.
Cuidemos de no dar “falsa alarma” teniendo conductas inadecuadas con el sexo opuesto: saludos, juegos de mano, pellizcos, cosquillas, abrazos, golpecitos, cualquier cosa que se pase de la raya del respeto, palabras o gestos insinuantes. Actitudes que den lugar a malinterpretarse, que parezcan que estás buscando otra cosa.
Toda mujer debe darse a respetar y guardar su lugar.

Si es soltera debe esperar ser conquistada; no intentar ser la mujer agresiva que toma el 1er lugar en todo; llamadas por celulares a toda hora, hace las citas y elige los lugares,  por trabajar y ser independiente hace los pagos, lo acosa todo el tiempo, día y noche.
¿Qué tipo de cabeza y líder deseas que  sea tu marido, o quieres ser tú la cabeza y quien lleve las riendas? Eso no es lo que agrada a Dios ni te bendecirá por ello.

Como conclusión podemos resumir que para una mujer cristianan ser íntegra en lo sexual,  significa que: sus pensamientos, palabras, emociones  y acciones tienen que reflejar una belleza interior y un amor sincero hacia Dios, hacia otros y hacía sí misma.
Esto no quiere decir que nunca está tentada a pensar  decir, sentir, o hacer algo inapropiado; pero sí que intenta con diligencia resistir la tentación y permanecer firme y obediente a sus convicciones.
Sabe y elige vestirse adecuadamente según su edad, figura y lugar o actividad que participará; porque sabe que a los ojos de los demás ella representa que es hija de Dios, que es diferente al mundo que la rodea y no se avergüenza de ello.
Vive una vida de acuerdo a sus creencias y convicciones conforme a  La palabra de Dios, quien es su manual práctico de instrucción, por tanto tiene Integridad.
Proverbios10:9 dice
“El que camina en integridad anda confiado; más el que pervierte sus caminos será quebrantado”.

Y para concluir, nada como apropiarnos de la recomendación que le hizo el apóstol Pablo a Tito en el capítulo 2:6-8 que dice,
“Exhorta  asimismo a los jóvenes a que sean prudentes; presentándote tú en todo como ejemplo de buenas obras; en la enseñanza mostrando integridad, seriedad, palabra sana e irreprochable, de modo que el adversario se avergüence, y no tenga nada malo que decir de vosotros”.

Es tiempo ya de oír y no hacer nada más al respecto, pongamos acción  y diligencia en cambiar de una vez por todas; el Señor está cerca y necesitamos que nos halle haciendo BIEN…
¡Basta Ya, Manos a la Obra!













"DÍAS  LLUVIOSOS"


Por Yoli de Mallén


¿A quién no le gustan los días lluviosos, estando en casa, bien resguardadas, sin tener que salir? ¿Quizás con una taza de café, té o chocolate caliente, acompañado de una galletica de avena con nueces? ¿Y qué si dan una buena película de la vida real por T.V.?
¿Suena bien verdad?


Pero cuando se pasan varios días en total penumbra, donde solo se oye la lluvia, rayos y truenos; donde el sol no se asoma ni un rato; donde se cambia el día y la noche y apenas se perciben…  aquí la cosa cambia.


En estos días mi mente se traslada casi de inmediato a la historia de Noé, una historia de la vida real.
Hoy quisiera identificarme con la esposa de Noé, o con una de las 3 esposas de sus hijos Sem, Cam y Jafet.


Quiero hablar de ellas, pues me parecen mujeres ejemplares, que no se mencionan mucho, pues Noé tiende a llevarse siempre la mayor atención en el relato Bíblico.
Pero si empiezo a numerar bellas cualidades de ellas animarán a cualquier mujer a imitarlas:


1. Creyeron en la Palabra de Dios de que la Tierra sería destruida, según Génesis 6:13
“Dijo Dios pues a Noé: He decidido el fin de todo ser, por que la tierra está llena de violencia a causa de ellos;  y he aquí yo los destruiré con la tierra”.


2. Apoyaron a sus esposos, en su ardua tarea de la construcción del arca, y si no en la construcción misma, ¿quién les llevaba agua o comida y les infundía ánimo?


3. Sufrieron juntos todas las burlas y rechazos de todo el pueblo, aún de sus propios familiares y amigos.


4. Se sometieron a sus esposos, sin cuestionar o reclamarle a Dios por nada.


5. Esperaron todo el tiempo necesario en la construcción de un arca en lo más alto de la montaña, donde caería “lluvia”, algo totalmente desconocido por ellas.


6. Luego entraron en el Arca, bajo la orden directa de Dios y vieron entrar por mano Divina a cada animal con su pareja. (Génesis 7:7-9)


7. Presenciaron la lluvia y lo que era navegar sin rumbo por 40 días en alta mar.


8. Trabajaron incansablemente dando alimento a todo animal presente en el arca (imaginemos la suciedad, los malos olores, la falta de comodidades, lo estrecho del lugar, la oscuridad, el movimiento continuo del agua).


9. Esperaron con desesperación cada día preguntándose ¿Hasta cuándo? ¿Se habrá Dios olvidado de nosotros?


10. Todavía regresa la paloma con la hoja verde de laurel y esperaron 7 días más, dentro del arca,  hasta enviarla de nuevo y esta ya no regresar.


11. ¡Por fin deciden bajarse del arca! Viendo la mano poderosa de Dios, su guía, compañía, provisión, protección en todo el tiempo; Glorifican al Dios Grande y Temible ofreciendo holocausto en un altar edificado por Noé (Génesis 8:18-20).


12. Observan la complacencia y promesa de Dios en la aparición del Arco iris como señal, como pacto,  de que nunca sería la tierra destruida por agua, Génesis 9:13
“Mi arco he puesto en las nubes, el cual será por señal del pacto entre mi y la tierra”.
Y podría hasta decirse que en lugar del fin, es ahí donde comienza otra etapa, otra vida en un mundo nuevo, ellos solos con la tremenda responsabilidad de poblar la tierra y multiplicarse.


La historia de Noé y sus hijos sigue…


Vemos que Noé y Sem deciden seguir el camino de obediencia al Dios verdadero y que los otros dos se apartan de la verdad.
¿Pero, no estuvo toda la familia presente desde el principio?
¿Pero, no presenciaron todos el mismo Diluvio?
¿Pero, no vieron el juicio de Dios de manera directa hacia una humanidad corrompida por el pecado?
¿Pero, no sintieron la mano de Dios sobre ellos protegiéndoles  y cuidándoles tiernamente?
¿Pero, no vieron a Dios actuar con todo su poder y majestad?
¿Pero, no sintieron la misericordia de Dios que no les dio lo que merecían, salvándoles de la muerte y condenación?
¿Pero, no vieron como Dios les escogió, les preservó la vida sobre todo el resto de la humanidad?
¿Pero, tan pronto se olvidaron?


Nosotras somos igual que estas mujeres:
1. Hemos visto y presenciado en nuestros días de Diluvio y tormentas internas;  la mano del Todopoderoso trabajar y sacarnos al sol brillante.


2. Hemos palpado Su Poder, Guía y confianza a nuestro lado,  en todo tiempo.


3. Hemos alabado   y bendecido Su Nombre dándole toda la Gloria y Honra que merece.


4. Y sin embargo asimismo, lo hemos olvidado…y nos hemos separado del verdadero Camino.


¿Estás tú en esta situación?


Pues recuerda que siempre hay un remanente fiel, y que cuantas veces caigas o te desvíes, el Señor siempre está ahí para perdonarte y darte una segunda o tercera o cuarta oportunidad.


“Si fuéremos infieles, Él permanece fiel; El no puede negarse a sí mismo”. (2 de  Timoteo 2:13).


¿Estás pasando por días lluviosos?


Vuélvete al Señor y confía… 
Después de la lluvia, saldrá el Sol, solo así podrás ver el Arco Iris.








¿DEPRESIVA, YO?


Por Yoli de Mallén




¿Es una enfermedad de este siglo? 
¿Es una epidemia contagiosa? 
¿Se hereda?
¿Es temporal o permanente? 
¿Quiénes la padecen?  
¿Hay una edad o sexo específico para adquirirla?
¿Es pecado?


Dentro del área de las Emociones existe la Depresión, esta puede ser algo normal, para cualquier edad  o sexo, siempre y cuando no perdure por mucho tiempo.


La Depresión se definiría como aquella sensación de desasosiego, desesperanza, fracaso, desesperación, apatía, tristeza, aburrimiento o inhabilidad para enfrentar a los problemas.


¿Te has sentido así alguna vez? ¿Te sientes así ahora?
La Depresión puede llegar de un momento a otro pero por supuesto tiene sus detonantes, veamos algunos casos factibles en la vida práctica:


1. Un sentimiento grande de culpa, por algo que has hecho y sabes que está mal.
2. un sentimiento de vergüenza por algo cometido en lo oculto que no te atreves sacar a la luz, tienes miedo.
3. porque te autocriticas por todo lo fue haces, y no logras alcanzar las metas  tan altas que te pones tu misma.
4. por un gran dolor que algo  te ha causado: la muerte de un ser querido, la perdida de un embarazo, una escena cruel que has presenciado o leído que impactó tu corazón y no puedes olvidar.
5. Por haber pasado un tiempo de mucha actividad emocional seguida y de un momento a otro todo se acaba (Ejemplo: un viaje, una visita especial, unas vacaciones, una celebración, el parto de un bebé).


Todo tu ser cambia, Tu conducta cambia, ni Tu misma te conoces:


Te sientes que nadie te quiere.
Que no te aprecian ni valoran lo que haces.
No quieres estar con nadie.
Prefieres la soledad y el aislamiento.
Tus pensamientos son negativos, tristes.
Recuerdas cosas que trajeron dolor a tu vida.
No te alegras aún estando en situaciones que antes te alegraban.
No quieres compartir con otros.
Le ves el lado oscuro a cualquier situación.
Te molestan las cosas que antes te gustaban.
El sol no brilla como antes.
Las canciones te dan deseos de llorar.
No quieres salir, ni siquiera arreglarte o usar colores llamativos.
Se te quita el apetito o por lo contrario comes desenfrenadamente.
Ya no duermes bien.
Te desvela cualquier cosita en la noche.
Estas cansada y con malestar general.
No quieres que te hablen más de los problemas, los vés más grandes que antes.
Aún con tus seres queridos más cercanos, los sientes alejados, no te entienden.
Estás solo.
Piensas hasta en la muerte.
Quieres salir de esta especie de encerramiento o cárcel, pero tratas y vuelves a caer más profundo.


Aún el Profeta Elías, al igual que  otros personajes de la Biblia,  sufrió  momentos de Depresión.  El 1er Libro de Reyes 19:4  nos dice:


“Y él se fue por el desierto un día de camino, y vino y se sentó debajo de un enebro; y deseando morirse; dijo: Basta ya, oh Jehová, quítame la vida, pues no soy yo mejor que mis padres”.


La Depresión en sí NO es pecado, pero si puede venir entre otras razones por causa del pecado.
El pecado nos produce un sentimiento de culpa interna, nos separa del Dios tres veces Santo y sin pecado. Es necesario un arrepentimiento genuino delante de Dios pidiéndole perdón y confesando nuestro pecado, para ser limpio y restaurar nuestro corazón de manera perfecta.


La Depresión puede venir por razones de un desequilibrio de los líquidos cerebrales, tales como el litio y otras sustancias que nos mantienen el equilibrio mental.
De ser este tu caso, debes acudir a un médico para que te evalúe y te indique medicamentos que te ayudarán a equilibrar tu mente y muy pronto verás exitosos resultados, que alejarán  la Depresión de tu vida.


Pero si tu caso no es físico, que necesites medicamentos; ni es pecado sin confesar, sino algo simplemente momentáneo, existen algunas ideas para reponerte:


1. Si eres o no Cristiano, nadie tan maravilloso como el Señor que nos entiende a la perfección para acudir por su ayuda y misericordia en oración.


2. Busca ocupar tu mente, sustituyendo esos pensamientos tristes y dolorosos por cosas agradables y buenas:


“Por lo demás hermanos, todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad”. (Filipenses 4:8)


“Muchos pensamientos hay en el corazón del hombre; más el consejo de Jehová permanecerá”. (Proverbios 19:21)


3. Mantén una buena alimentación balanceada.
4. Haz ejercicios, cuida tu salud física.
5. Duerme y descansa lo suficiente y necesario.
6. Busca distracciones sanas, buenas lecturas, buena compañía, películas agradables  (preferiblemente  comedias).
7. Busca actividades que te distraigan, manualidades, pintura, jardinería, cocina, cursos para aprender nuevas técnicas en cosas de tu interés personal.


Y recuerda algo interesante:
No te detengas mucho tiempo en contarle a Dios el gran problema que tienes…
Cuéntale mejor al problema, cuan grande y todopoderoso es el Dios que tenemos de nuestro lado.


Solo  así podrás decirle…  
¡Adiós a la Depresión!














"CUANDO NO PODÍAN MAS"


Por Yoli de Mallén




Son muchas las ocasiones en que nos hemos visto sin salida,  donde todo se torna de otro color, donde no percibimos ni las risas y alegría contagiosa de los niños jugando, donde nos sentimos con las manos atadas y ya no podemos hacer nada más.


Pues ¿saben qué? Otros  se han sentido igual… y han sabido acudir al Único Dios Verdadero; al Dios de lo Imposible conforme dice Lucas 1:37
 “porque nada hay imposible para Dios”.


En una ocasión los discípulos y Jesús entraron en la barca y se desató una tormenta en la que peligraban sus vidas, estaban sin salida en medio del mar.  Acudieron a Jesús que dormía y le despertaron desesperados; Jesús reprendió al viento y las olas; y cesaron y se hizo grande bonanza. Atemorizados se maravillaban y decían: ¿Quién es este que aún a los vientos y a las aguas manda, y le obedecen? (Lucas 8:22-25)
El Dios de lo Imposible.


En otra ocasión seguía a Jesús una gran multitud, llevaban 3 días a su lado sin comer, hambrientos y Jesús siente compasión de ellos y pide a sus discípulos les alimenten. Pero los discípulos no sabían de donde podían sacar  tanto alimento pues solo contaban con 7 panes y unos pocos peces.  ¿Qué podían hacer? Acudieron nuevamente a quién podía; Jesús los bendijo se repartieron a la multitud y todos comieron y se saciaron y recogieron lo que sobró; 7 canastas llenas. Y eran 4 mil hombres sin contar mujeres y los niños. (Mateo 15: 32-39) ¿Quién lo hizo?
El Dios de lo Imposible.


Un tercer caso, llega Jesús tarde al entierro de un amigo especial Lázaro, pero ya este llevaba 4 días que estaba en el sepulcro. Sus hermanas lamentaron que Jesús no hubiera llegado a tiempo ya no había ante sus ojos nada que hacer, la desesperación y la tristeza les invadía, no tenían consuelo ante aquella situación. Y nuestro Dios actúa nuevamente haciendo lo que el hombre no puede hacer. Los hombres quitaron la piedra del sepulcro, Jesús resucitó a Lázaro, los hombres desataron sus vendas y le dejaron ir. (Juan 11:38-44)


¿Quién lo hizo?
El Dios de lo Imposible. 


Son innumerables los ejemplos que tenemos en toda la Biblia donde pedemos apreciar que lo que para el hombre es imposible, es posible para Dios.


El Dios de lo Imposible te está esperando.


¿Te encuentras en una situación que NO puedes más?
¿A quién vas a acudir?









"CORTA  DURACIÓN"




Por Yoli de Mallén




El día de "la amistad" o como también se le conoce como el día del AMOR, mi amado esposo me sorprendió con un hermoso ramo de flores, eran impresionantes…


Ver aquellas flores era un verdadero espectáculo, tenían una forma y color que atraían la mirada y atención de todo el que pasaba cerca de ellas. Por tanto las coloqué en un sitio muy “especial’’ y céntrico  de mi hogar.


Adornaron y perfumaron mi casa por unos días con todo esplendor.


Una mañana con casi una semana de agradar nuestra vista, observé con gran tristeza que habían comenzado a caer, ya cerrándose y secándose mis hermosas flores.


Este hecho, me hizo recordar una vez más,  lo  impresionante de la Palabra de Dios cuando compara nuestra vida con la Hierba y Flores  del campo; en el Salmo 103:15-16 dice:


“EL hombre, como la hierba son sus días; florece como la flor del campo, que pasó el viento por ella, y pereció, y su lugar no la conocerá más’’.


¡Cuán  delicada y corta es nuestra vida! Más aún si la contempla un Dios que no tiene principio ni fin, que es eterno; que para su infinita existencia, 80 a 100 años nuestros,  son como el día de ayer que ya pasó.


¿Qué podemos aprender? Creo que mucho…


Valoremos nuestra vida; es corta, delicada que nuestra existencia sirva para embellecer, adornar, agradar, ser bien vista por otros, útil, hermosa, digna de recordar, que se lamente el perdernos pero que hayamos cumplido el verdadero propósito por el que vinimos a este mundo, alabar y glorificar al Dios VIVO.


Este corto poema de George Herbert  titulado “La Vida’’ resume lo que digo:


Adiós, queridas flores
Vuestro tiempo con dulzura pasó,
Aptas para dar aroma y belleza
Mientras vuestra vida transcurrió,
Y para remedios, una vez que esta terminó.


Sigo sin desvíos
Sin quejas o dolor,
Ya que, si buena es mi fragancia
Poco importa, si como la vuestra,
Esta es igual de corta.


Cuando vuelvas a ver una flor…
detente y recuerda tratar de reflejar tu corta vida, así como lo hace ella.









COMPAÑÍA PERMANENTE DE CRISTO


Por Yoli de Mallén




Hoy en día se está viviendo en un mundo donde nadie quiere ni le interesa el otro.  Cada uno es como un ente solitario. Vive en su propia isla.
Tú no sabes ni quién es tu vecino más cercano,  no conoces su nombre ni en que trabaja.


Vamos del trabajo a la casa y las noticias que escuchamos por radio o televisión  son terribles, espantosas.
Los programas se hacen famosos mientras más noticias catastróficas y horribles pueden transmitir.  Ejemplo son las Familias destruidas, hijos rebeldes, amistades traicionadas, engaños, robos, muertes de inocentes, abusos, delincuencia… ¡Son nuestras noticias del día!


No vemos nada relacionado con el verdadero amor, la paz, el consuelo, la esperanza por algo mejor…
¡Pero sí hay consuelo y esperanza!


La palabra de Dios está llena de palabras de consuelo y esperanza que nos pueden dar nuevas fuerzas para seguir adelante.
Este verso una vez habló a mi vida y quedó grabado en mi corazón, y quisiera hoy hablara a la tuya también.


Se encuentra en el libro de Isaías, es uno de los profetas mayores, y no porque era más grande en tamaño o más viejo, sino porque escribió mucho contenido en su libro.


Pues bien… en Isaías 41:10 dice:


“No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios, que te esfuerzo, siempre te ayudaré siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia.” 


La verdad es que todos de alguna manera u otra hemos experimentado miedo, temor, nos hemos sentido con deseos de rendirnos, de  desmayar, ya no podemos más…
Creo que me entiendes bien.


A veces estamos pasando por un problema tan grande,  que nos asusta en gran manera, nos puede llegar a controlar, no sabemos qué hacer, muchas veces ni vemos la salida, no tenemos fuerza para seguir adelante, es más aún nos enfermamos físicamente.
Quisiéramos rendirnos, salir corriendo y gritar:  ¡YA!


Pero son esos momentos en que podemos acudir al Dios Todopoderoso, el Único y Sabio Dios, el Grande y Temible, el Rey de Reyes, el Señor de Señores, quién te dice claramente:
“NO TEMAS, PORQUE YO ESTOY CONTIGO”


El está ahí, no te ha abandonado, está contigo, bien cerca…
El sabe lo que  te pasa, te acompaña, te entiende perfectamente, El es tu pronto Auxilio, tu Ayudador, es el único que te puede Guiar, te extiende su brazo fuerte como apoyo. El es el Dios de lo Imposible.


Tampoco podemos olvidar como sigue el verso…
“NO DESMAYES PORQUE YO SOY TU DIOS”


Por favor no te rindas, no decaigas El está a tu lado para sostenerte, es tu Refugio, tu Fortaleza, tu Guardador,
Tu Protector, el Todopoderoso, tu Amigo, tu Padre amoroso, el Consolador.


Y por si aún no tenemos suficiente…
El pasaje concluye:
“EL QUE SIEMPRE TE AYUDARA, SIEMPRE TE SUSTENTARA CON LA DIESTRA DE TU JUSTICIA”.


¿Sabes qué? Hace tiempo llegué a la conclusión que la palabra SIEMPRE está mal utilizada por el hombre, pertenece a Dios y su vocabulario.


Si piensas un momento:


¿Qué ser humano puede asegurar?
Siempre estaré contigo…
Siempre te amaré…
Siempre seré tu amigo…


Dios sí puede decir con absoluta propiedad:
Siempre te amaré…
Siempre te ayudaré…
Siempre te sustentaré…


¡Cuán Maravilloso Dios tenemos!







CAMBIO RADICAL


Por Yoli de Mallén




Estoy convencida que todas en algún momento de nuestras vidas hemos querido un CAMBIO RADICAL, DRÁSTICO…


Pues tengo para ti algo, que puede cambiar de manera dramática y definitiva tu vida, y es el hacerla nueva por completo…


¿En algún momento te has sentido desorientada, insegura, confundida, con un gran vacío en el corazón que no puedes llenar con nada?


Estoy convencida que has tenido momentos de desesperación interno que no encuentras la salida.  A veces tu vida te parece completamente sin sentido, sin futuro sin esperanza.


Te sorprenderá lo que voy a decirte, pero Dios ha preparado en tu corazón un gran vacío que solo Él puede llenar, por tanto no existe NADA que lo pueda sustituir…  es un vacío Espiritual, de Su tamaño, del tamaño de Dios.


El ser humano  es pecador, vive en pecado, practicando el pecado y atraído por el pecado continuamente, es nuestra naturaleza.
El pecado por supuesto está totalmente opuesto a Dios, que es tres veces SANTO y No hay pecado en EL.


¿Y qué es el pecado?
Todo aquello que nos separa de Dios, desde una mentirita hasta un adulterio o robo.
Mientras más vivimos en pecado, más desorientada y triste es nuestra vida.
Tenemos que salir de ese estado en que estamos…tenemos que romper con todo vicio y atadura que nos esclaviza… necesitamos ser LIBRES y comenzar de nuevo.


Dice 2 Corintios 5:17


“De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas”.


Pues te tengo la receta para tu felicidad.
Entrega tu corazón a Jesucristo, dale la oportunidad de hacer de ti una criatura nueva, de comenzar de nuevo, de borrar todos tus pecados y darte el perdón a tu alma y saciarla por completo, de darte la salvación y la entrada al cielo eternamente.


¿Cómo vas a hacerlo? Es muy fácil…


Solo tienes que pedirlo en oración personal de corazón a nuestro Dios, reconociendo la preciosa obra de Cristo a tu favor, cuando murió en la cruz solo por ti, por llevar tus pecados, siendo El perfecto y sin mancha.
Si quieres puedo ayudarte y tú me sigues con toda sinceridad, recuerda que el Señor es quien necesita oírte, además ya yo me convertí y no necesito más oración para salvación.


Padre mío:
Perdóname porque te he ofendido muchas veces con mis pecados.
Tampoco he reconocido  la obra perfecta de Cristo a mi favor cuando murió por mí en la cruz.
Entiendo que solo si te pido personalmente y reconociendo que solo en Ti hay Salvación para mi alma podré adquirirla.
.
Señor hoy necesito de ti, quiero ser salva, quiero una nueva oportunidad, quiero un nueva vida,  comenzar de nuevo, que Tú sea mi guía y fortaleza, mi amigo fiel, mi pronto auxilio.
Ayúdame a ser obediente a tu Palabra y hacer tu voluntad.
Te lo pido en el nombre precioso de Tu hijo Jesús,  Amén


Si oraste conmigo… solo me resta felicitarte y darte un fuerte abrazo en el Señor.
Ahora eres una hija de Dios, mi hermana en Cristo, una nueva bebita que empieza a crecer a medida que comience a conocer y obedecer la Palabra de Dios.


Para ello necesitas:
Leer todos los días una porción de la Biblia, trata de que sea en  orden y razonadamente, busca una aplicación para tu vida.
Sería excelente que   puedas comenzar por los Evangelios, en el Nuevo Testamento, mira los ejemplos que el mismo Jesús nos dejó de cómo comportarnos en cada ocasión.


Dios te habla a través de su Palabra, pero tú le hablas a El por medio de la oración, por tanto no dejes de orar y conversar con Él, es tu amigo.


Busca una Iglesia que te enseñe la Palabra de Dios tal y como está escrita, donde te puedas bautizar por inmersión y participar de la cena del Señor con tus hermanos en Cristo.


Y por último, comparte con otros lo que ha pasado en tu vida, tu nuevo cambio. Hay tantos en este mundo que también quieren una vida nueva y no saben dónde encontrarla. Ayúdalos, como lo hicieron contigo, y conmigo.


Dios te bendiga ricamente y te ayude a caminar por el camino haciendo la perfecta voluntad, para que tu felicidad dure eternamente.







¡AHORA ESTOY!
!AHORA NO ESTOY!



Por Yoli de Mallén


Creo que son muy pocas las personas que no han apreciado la corta duración de una vejiga de cumpleaños.


Todo comienza un tiempo antes de la celebración, cuando la llenamos con aire o con helio. De muy pequeña y vacía pasa a ser grande y hermosa muy rápidamente. Luego es colocada junto a otras durante el tiempo de la celebración. A veces se interrumpe su duración abruptamente por cualquier incidente imprevisto y explota; de no ser así llega felizmente al final del cumpleaños y luego de cumplida su misión y terminado su propósito se podría decir que de “Ahora está” pasa rápidamente a “Ahora no está”, en un instante pasa, de “Existir” a “No existir”.


Aunque suene un poco “Cursi”, nuestro paso por esta vida es algo así.


Todo comienza cuando nacemos, de muy pequeños e indefensos pasamos muy rápidamente a ser grandes y hermosos. Definitivamente somos colocados en este mundo junto a otros en la Sociedad en que vivimos, ya sea formando una familia, esposos, hijos, trabajos, iglesia etc. Hay casos dolorosos en que la vida queda interrumpida abruptamente por algún accidente imprevisto. Pero de no ser así, llega felizmente al final de sus días luego de haber cumplido un propósito especial. Y pasamos sin darnos cuenta de “Ahora Estoy” a “Ahora No Estoy”.


¿Te parece corta la duración de una vejiga?
Pues para Dios nuestra vida es también corta… Dice el Salmo 90:3-6


“Vuelves al hombre hasta ser quebrantado,
Y dices: Convertíos hijos de los hombres.
Porque mil años delante de tus ojos
Son como el día de ayer que pasó
Y como una de las vigilias de la noche.
Los arrebatas como torrente
De aguas; son como un sueño
Como la hierba que crece en la mañana.
En la mañana florece y crece;
A la tarde es cortada y se seca”.
Y por si piensa que Dios no ha calculado bien la edad que viviremos, mira esto, lo que dice el verso 10:
“Los días de nuestra edad son setenta años;
Y si en los más robustos son ochenta años,
Con todo, su fortaleza es molestia y trabajo,
Porque pronto pasan y volamos”.


Pero yo me pregunto. ¿Eres de los que piensas que ya aquí termina todo, cuando morimos?


 Porque yo soy de los que piensa que es ahí cuando realmente comienza todo…


¡No acaba la Vida!
Realmente ¡Comienza la Vida! 
Comienza la Vida Eterna.


Pero es importante estar claro: Solo hay 2 lugares Eternos: 
uno extremadamente terrible (el infierno) 
y otro extremadamente maravilloso (el cielo) y la clave es: Jesucristo.


¿Has reconocido su propósito por el cual vino a este mundo?
¿Sabes el por qué de su muerte?
Solo el puede cambiar tu eternidad. 
¡EL cambió la mía!


Los versos 11 y 12 tienen una excelente salida a nuestras interrogantes:


“¿Quién conoce el poder de tu ira,
Y tu indignación según debes ser temido?
Enséñanos de tal modo a contar nuestros días,
Que traigamos al corazón sabiduría”.


Necesitamos contar nuestros días en este mundo con la sabiduría y el temor de Dios, para asegurar nuestra Eternidad a Su lado.
Si no estás seguro… no pierdas mucho tiempo, puedes explotar en cualquier momento…


¡Y YA! No hay marcha atrás.








A TODO NOMBRE




Por Yoli de Mallén




Esto va dirigido a todo el que responde a un Nombre.


¿A quién le preguntaron si estaba de acuerdo con el Nombre que le pusieron? Desde que nacemos somos portadores de uno o varios Nombres los cuales han sido elegidos a gusto de nuestros padres o familiares cercanos.


No damos ninguna opinión al respecto, aún desde antes de nacer, podía haber estado decidido.


Con nuestro Nombre somos reconocidos entre los demás, somos diferenciados de los demás, somos únicos.


Con nuestro Nombre vivimos y morimos.


A veces estamos contentos con nuestro Nombre, nos gusta, estamos conformes.


Otras veces no nos gusta, nos avergonzamos, hubiéramos preferido otra elección, quisiéramos cambiarlo, usamos un apodo; y en diversas oportunidades lo hemos cambiado por otro, aún pasando por el mucho trabajo y papeleo legal que esto conlleva. Existen casos en que las personas suelen usar un Nombre diferente por cuestiones de creencias mal infundadas de “mala suerte” o “mal de ojo”.


Hubo un ser “especial” que su Nombre también fue elegido por Su Padre desde antes de nacer: “He aquí una virgen concebirá y dará a luz un hijo, y llamará su Nombre EMANUEL, que traducido es Dios con nosotros” (Mt. 1:23).


Un Nombre que cambió y dividió la historia de la Humanidad: Antes y después de Cristo.


Un Nombre único por el cual podemos obtener Salvación a nuestra alma: “Porque No hay otro Nombre bajo el cielo dado a los hombres en quién podamos ser salvo.” (Hch. 4:12).


Un Nombre que es sobre todo nombre: “para que en el Nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos y en la tierra y debajo de la tierra y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre” (Fil. 2:10-11).


Un precioso Nombre que portaremos en la frente, llenos de satisfacción todos aquellos que hemos confiado en Cristo como Nuestro Señor y Salvador, cuando nos gocemos eternamente a su lado en la Nueva Jerusalén:


 “y no habrá más maldición; y el trono de Dios y del Cordero estará en ella, y sus siervos le servirán, y verán su rostro, y su Nombre estará en sus frentes” (Ap. 22:3-4).


¿Cuál será ese Nombre?







AGRADECER COMO EL LEPROSO


Por Yoli de Mallén




Este mundo en que vivimos está lleno de personas muy mal agradecidas, aún en el diario vivir nos encontramos con personas que ya no te dan gracias por nada ni aún por manifestar cortesía con ellas. Por ejemplo:
cuando le das paso
cuando le cedes el asiento
cuando le entregas algo que necesita
cuando le regalas algo


El mundo anda tan rápido que ya no nos damos cuenta que vivimos junto a otras personas.


Pues sobre esto quería compartir contigo…, entre mis lecturas diarias de la Palabra de Dios, leí algo que impactó mi vida.
Se encuentra en el Evangelio de Lucas, en el capítulo 17, a partir del verso11.


Aquí se nos va narrando la historia de 10 leprosos que salieron al encuentro de Jesús.
Mientras estaban aún de lejos, cuando vieron a Jesús alzaron la voz(o sea que gritaron con fuerza suficiente para ser oídos) y le pidieron misericordia al Señor.
Sigue la narración diciendo que Jesús le mandó a que se mostrasen ante los sacerdotes (estos eran desde el Antiguo Testamento, las personas encargadas de dar el diagnóstico y señalar el nivel de la lepra y lo que debían hacer con relación a la enfermedad).


Pero sucedió… que mientras iban hacía los sacerdotes fueron LIMPIADOS, sanados por completo de su lepra.


¡Los 10 leprosos fueron curados de su horrenda enfermedad!
Repito: los 10 leprosos fueron limpios de su lepra.


Ahora, tenemos que hacer un alto y ver... 
¿Qué era la lepra para ese tiempo de la historia?
Si hoy en día la lepra ya tiene cura, para el tiempo de Jesús era una enfermedad incurable.


Era una enfermedad en la piel, una plaga que se iba esparciendo por todo el cuerpo, una llaga que deformaba y carcomía la piel a medida que avanzaba.
Un leproso en ese tiempo era un ser desechado, despreciado, apartado del resto, rechazado, marginado, repudiado de la Sociedad.


¿Te podrías imaginar como se sentiría un leproso?
Yo pienso que se sentiría: indigno, sucio, despreciado, temeroso, sin amor, sin consuelo, sin esperanza, triste, abandonado, solo, me imagino que pensaría que su vida no tenía ningún sentido.


¿No te has sentido tú, alguna vez como un leproso?
 Yo también.


Pero sigamos…
La narración continúa diciendo, y es mi versículo favorito:
“entonces uno de ellos, viendo que había sido sanado, volvió glorificando a Dios a gran voz,
y se postró en tierra, a sus pies, dándole gracias”.


¡WAO! Eran 10 leprosos, todos quedaron limpios de su horrenda enfermedad, podían rehacer sus vidas… pero solo UNO volvió a dar gracias.
¿Qué pasó con los demás? ¡Qué mal agradecidos!


Pero, ¿sabes qué?
Muchas veces y por muchas razones vamos ante nuestro Dios para pedirle cosas a nuestro favor.
Y nuestro Dios se mueve a misericordia y nos complace, nos ayuda, nos rescata, nos consuela, nos cura nuestras dolencias y nos sana.


¿Y nosotros qué hacemos?
Pues, seguimos adelante como los 9 leprosos, sin el más mínimo gesto de agradecimiento hacía Jesús, como si el complacernos fuera su responsabilidad u obligación.


¿No crees que deberíamos ser como el leproso, que viendo la respuesta de su Señor a su clamor, se devolvió para glorificarle y darle gracias?


Y lo que más me gusta… es que lo hizo a GRAN VOZ, no se avergonzó, ni se restringió de alabar y glorificar a quién le había sanado y le había respondido a sus súplicas.


¡Qué maravilloso ejemplo!
¿Cuántas cosas el Señor nos da día tras día?
La verdad tendríamos suficientes motivos para dar gracias a Nuestro Salvador:
Por la vida, la salud, nuestro esposo, nuestros padres, nuestros hijos , nuestro hogar, los alimentos, la iglesia, los amigos…
¿Verdad que sería interminable la lista?


Pues que mejor momento que concluir con una oración de gracias.


Amante Padre:
Somos indignas de estar en tu presencia, te alabamos y bendecimos y te rogamos que nunca olvidemos el ser agradecidas por tus infinitas misericordias para con nosotras día tras día. En el nombre de Jesús.
 Amén.















EL SECRETO

Por  Yoli de Mallén

No hay hombre o ser humano sobre la Tierra que no tenga un “secreto”, algo oculto que no quiere que se divulgue, que no quiere compartir.
  • Puede ser algo que ocurrió en su niñez.
  • Puede ser algo que ocurrió en su adolescencia.
  • Puede ser algo que ocurrió en su vida de adulto o aún siendo ya mayor.
  • Puede ser algo relacionado con una o varias personas implicadas,
  • Puede ser algo que afecte a uno o a varios a la vez.
  • Puede ser alguna experiencia vivida, algo que todavía le sucede, algo que le provocaron, algo donde lo engañaron.
  • Puede ser algo que UD. cometió contra otros.
  • Puede ser algo que lo obligaron a realizar en contra de su voluntad.
  • Puede ser algo que hizo consciente o inconscientemente.
  • Puede ser algo que dejó rastros visibles.
  • Puede ser algo que le atemoriza recordar.
  • Puedes ser algo que le hace sufrir.
  • Puede ser algo que le avergüenza.
  • Y hasta puede ser algo que no desea hubiera ocurrido y quiere olvidar.
¡Tener secretos No es malo!
Dice la Palabra De Dios que Nuestro Creador también tiene secretos:

Las cosas secretas pertenecen a Jehová, más las reveladas pertenecen a nosotros para que las cumplamos” Deuteronomio 29:29

La segunda Venida del Hijo de Dios a la Tierra, dice la Biblia que nadie lo sabe, ni aún los ángeles del cielo, solo el Padre conoce la fecha precisa que este ocurrirá, es un  tremendo secreto.

No es malo tener un Secreto y guardarlo;  pues sabemos si se revela, ya deja de ser un secreto. Dice un refrán popular que somos: esclavos de lo que hablamos y amos de lo que callamos.

Pero si el Secreto tiene o tuvo una connotación pecaminosa, la situación se torna muy diferente, pues hasta que no lo confieses y te arrepientas ante Dios, no deja de  estar delante de tus ojos carcomiendo tu espíritu e inquietando tu ser, como dice el Salmo 32:3

“Mientras callé envejecieron mis huesos en mi gemir todo el día”

Guardar un Secreto así, sin darnos cuenta puede moldearnos, cambiar nuestro carácter, nuestra personalidad, puede hacernos sentir culpables, destruidos, avergonzados, temerosos, introvertidos, callados, aislados, impuros, sucios, maltratados, heridos, abusados, rencorosos,  tristes, inquietos, sin paz interior, humillados…

Cuando nos convertimos encontramos a un Padre que nos ve en lo secreto, que nos conoce aún en lo más profundo de nuestro corazón, que no puede liberar, limpiar, sanar toda cicatriz o herida vivida, por difícil que nos parezca.

Un Padre que nos ama por sobre todas las cosas, que  nos  perdona, que hecha en el fondo del mar todos nuestros pecados y faltas; para no  recordarlas  más,  que no tiene acepción de personas, ni categoría de pecados, que nos  buscó, nos  halló, nos  rescató porque nos  amó primero, aún sin  merecerlo.

Tener  un Secreto y saber guardarlo, No es problema…

Tener pecados  sin confesar… eso sí es un problema.

Recordemos lo que dice Jesús:
Venid a mi los que estéis trabajados y cargados y yo os haré descansar”.