Un blog con contenido bíblico para cubrir las necesidades espirituales de la mujer de todos los tiempos.
Escríbeme a yolimallen@convertidosacristo.org o a yolimallen@gmail.com

viernes, 5 de octubre de 2018

Salmo 46:10


               Estad Quietos

            

Estás solo en tu casa o en cualquier lugar, es de día pero …  de momento se pone el cielo muy nublado, todo se  oscurece, se esconde la luz del sol que entraba por las ventanas y alumbraba todo a tu alrededor…  todo a tu lado apenas se percibe, ya no se ve con claridad.

Empieza a llover, poco, más, más fuerte, empieza una cadena de relámpagos y truenos como jamás has oído, uno tras otro, corridos.

Todos marchando juntos, uno tras el otro, solo puedes llegar a ver la luz y al mismo tiempo se oye el estruendo del trueno.

Es algo impresionante, es algo para temblar, sentimos que hasta las paredes se estremecen. Tu cuerpo también los siente muy cerca.

Nos asustamos de ver el poder que tiene nuestro Dios, como controla las potencias de los cielos, como se estremecen y rugen con tanto poder y pueden ser tan ruidosos. No pasan desapercibidos.

Todo el mundo puede escucharlos, los carros disparan sus alarmas, oímos más y más ruidos.

Hay momentos en que pensamos esos rayos caerán a nuestro lado, en algún árbol en nuestro patio, nos sentimos inseguros, con miedo, temblorosos.

Aún el ser más fuerte siente temor de la naturaleza y su furia.

Dios controla todo.

Él es el fuerte.

El Todopoderoso.

El Único.

Los vientos y las potencias de los cielos le obedecen.

Los manda y ellos ejecutan sin desobedecerle.

Solo nos queda “estar quietos”.

Ver la mano poderosa de nuestros Dios que hace lo que quiera cuando quiera y cómo quiera.

¿Quiénes somos nosotros para discutir o cuestionar a Dios y lo que hace?

Somos menos que polvo.

¿Por qué no aprendemos de esta experiencia?

El salmo 26:10 dice

46:10 Estad quietos, y conoced que yo soy Dios;

Ante la manifestación de Dios en nuestras vidas, ante su poder, ante su grandeza, ante sus decisiones para mí, aprendamos a estar quietos, confiar y esperar.

Sabiendo Quién es nuestro Dios, y su Poder.

miércoles, 18 de abril de 2018

QUE DICEN DE MI



¿Qué es el testimonio?
Es una demostración o evidencia de la veracidad de una cosa.
En nuestro caso como cristianas es la evidencia de lo que hemos creído, nuestra fe.
Es aquello que reflejamos a los demás sobre lo que somos y creemos.

Veamos diferentes testimonios a través de las Escrituras:
1.  Ruth- 3:11b
3:11 Ahora pues, no temas, hija mía; yo haré contigo lo que tú digas, pues toda la gente de mi pueblo sabe que eres mujer virtuosa. 
2.  Dorcas- Hechos 9:36
9:36 Había entonces en Jope una discípula llamada Tabita, que traducido quiere decir, Dorcas. Esta abundaba en buenas obras y en limosnas que hacía.
3.  La mujer del flujo de sangre- Marcos 5:25-26
5:25 Pero una mujer que desde hacía doce años padecía de flujo de sangre,
5:26 y había sufrido mucho de muchos médicos, y gastado todo lo que tenía, y nada había aprovechado, antes le iba peor, 
4.  La familia de Estéfanas- 1 Corintios 16:15
16:15 Hermanos, ya sabéis que la familia de Estéfanas es las primicias de Acaya, y que ellos se han dedicado al servicio de los santos. 
5.  María- Romanos 16:6
16:6 Saludad a María, la cual ha trabajado mucho entre vosotros. 
6.  Trifena, Trifosa y Pérsida- Romanos 16:12
16:12 Saludad a Trifena y a Trifosa, las cuales trabajan en el Señor. Saludad a la amada Pérsida, la cual ha trabajado mucho en el Señor. 
7.  Un grupo de supuestos creyentes- 2 Tesalonicenses3:11
3:11 Porque oímos que algunos de entre vosotros andan desordenadamente, no trabajando en nada, sino entremetiéndose en lo ajeno. 
8.  Demas- 2 Timoteo 4:10a
4:10 porque Demas me ha desamparado, amando este mundo, y se ha ido a Tesalónica.
9.  Mujer ajena- Proverbios 7:11-12
7:11 Alborotadora y rencillosa, 
Sus pies no pueden estar en casa; 
7:12 Unas veces está en la calle, otras veces en las plazas, 
Acechando por todas las esquinas. 
10.            Ana- Lucas 2:37
2:37 y era viuda hacía ochenta y cuatro años; y no se apartaba del templo, sirviendo de noche y de día con ayunos y oraciones. 
11.            María Magdalena, Juana y Susana-Lucas 8:2-3
8:2 y algunas mujeres que habían sido sanadas de espíritus malos y de enfermedades: María, que se llamaba Magdalena, de la que habían salido siete demonios,
8:3 Juana, mujer de Chuza intendente de Herodes, y Susana, y otras muchas que le servían de sus bienes.
12.            Mujer pecadora- Lucas 7:37a
 7:37 Entonces una mujer de la ciudad, que era pecadora, al saber que Jesús estaba a la mesa en casa del fariseo, trajo un frasco de alabastro con perfume;

¿En qué grupo estamos nosotras? 
1.         Testimonio de algunos que andan desordenadamente y de la mujer ajena…
¿Somos de estos?
Tenemos vidas desordenadas, irresponsables, vagos, ociosos, entremetiéndonos en lo ajeno, buscando lo que no se nos ha perdido…inquietas, brincando de casa en casa, investigando a los demás para murmurar, envidiar, criticar.

2.         Testimonio de la mujer pecadora, o Demas…
¿Somos de este Grupo?
Andamos involucrados en pecados que ya pueden más que nosotras. Nos arropan, nos controlan.
Estamos amando más las cosas del mundo.  Recordemos que hay pecados que se ven y otros que están en lo profundo del corazón….
Pero todos hacen el mismo daño, nos apartan de nuestro Dios.

3.         Testimonio de la mujer enferma con el flujo de sangre (12 años mal pasando, gastó todo)
¿Somos de este grupo?
Vivimos en una queja constante, inconformidad, somos víctimas, sufridas, dando pena, todo es un problema.
Nos ahogamos en un vaso de agua, siempre estamos enfermos o con dolores.
Todo lo vemos de forma negativa, trágica.

4.         Testimonio de Ruth-
¿Somos de este grupo?
Los demás nos reconocen como mujeres virtuosas, amadoras de su casa, que trabajan con sus manos, que tienen sabiduría al hablar, que son temerosas de Dios.
Que son castas, respetuosas y sujetas a su Maridos en todo tiempo.
Que cumplen con su rol de mujeres, madres y esposas ante Dios y ante los hombres.

5.         Testimonio de Dorcas-
¿Somos de estas?
Estamos sirviendo a los santos, a los necesitados de la iglesia, a nuestros hermanos en Cristo.
Estamos haciendo buenas obras como nos manda la palabra de Dios.
Estamos poniendo nuestros dones y talentos al servicio de la Obra de Dios.
Estamos sirviendo con nuestros bienes en la obra.

6.         Testimonio de Ana-
¿Somos de este grupo?
Nos reconocen por haber estado día tras día, año tras año, toda una vida dedicada, firme en el Señor sirviendo para la Gloria de nuestro Dios, en el templo aprendiendo de SU Palabra.
Nos identifican por tener una vida de oración e  intimidad con nuestro Salvador.
¿En qué grupo nos identificamos?
¿Qué estamos reflejando a los demás?
¿Qué testimonio estoy dando?
Recordemos que un buen testimonio es muy difícil lograrlo…muy fácil destruirlo e imposible repararlo.
¿Estoy conforme conmigo mismo ante mi Dios?
¿Estoy reflejando a Cristo con mi vida?
Meditemos…
¿Qué puedo hacer, si no estoy conforme?  Ideas…
·      Arrepentirme y pedir perdón reconociendo mi pecado.
·      Apegarme a vivir obedeciendo la perfecta voluntad de Dios para mi vida.
·      Buscar consejos en personas apropiadas.
·      Teniendo más intimidad en oración con mi Salvador.
·      Mejorando mi Rol de mujer, esposa y madre.
·      Siendo más conocedora de Su Palabra para parecerme más a Cristo.


Nuestro Árbol







Mi esposo es amante de las plantas y el jardín, siempre ha sido extremadamente dedicado a cuidarlo y sembrarle plantas ornamentales y frutales para que se vea hermoso.
Siempre he dicho que tiene excelente mano para sembrar: el puede tomar una ramita de una planta y colocarla en la tierra y pronto retoña y se vuelve una planta hermosa y sana. Yo por el contrario puedo traer una planta con su tierra propia, sus raíces fuertes, y sembrarla echándole agua….. y se seca. No sé, pero es así.
Bueno pues dentro de la siembra del patio, mi esposo trajo un pequeño e insignificante árbol de laurel y lo sembró en una de las esquinas del patio dejando espacio al frente para los niños jugar.
El árbol por supuesto, como ha de esperarse, fue creciendo y se volvió todo un SEÑOR ÁRBOL enorme, y majestuoso. Ha sido y será por mucho tiempo la admiración de todos los que nos visitan a la casa. Ya hasta preguntan por él, como si fuera parte de nuestra familia, la verdad hemos pasado tantas cosas juntos que es como si lo fuera.
Ha ido creciendo y hemos ido pasando por todas las etapas en el patio. Primero había grama, luego la inmensa sombra la seco y hubo que experimentar con diferentes materiales para que los niños pudieran divertirse sin hacerse daño. Entre ellos estuvo, arena, aserrín de madera, y piedritas pequeñas.
Nuestro árbol recoge en esencia la historia de nuestra familia.
Llegó siendo frágil y simple, como nosotros empezamos siendo solo dos personas simples. Luego fue tomando fuerzas y llenándose de ramas, así fuimos creciendo en familia con hijos, más hijos, nueras y yernos, nietos y nietas etc.
Se adornó con orquídeas y helechos, los cuales se han adherido y embellecido aún más el árbol…así se han acercado a nosotros hijos e hijas aunque no de sangre y aún de otros países y nacionalidades, han embellecido y aumentado la familia.
El árbol ha sabido profundizar sus raíces y ha sido capaz de pasar por tempestades y vientos huracanados sin recibir lesiones mortales, solo temporales.
Así hemos pasado nosotros también por tiempos muy difíciles que nos han quebrantado y maltratado, pero no nos han destruido.
Su belleza y grandeza ha traído problemas con vecinos que no quisieran disfrutar de su sombra; así como nuestras vidas no ha sido aceptada ni aprobada por algunos que rechazan nuestra fe.
Este hermoso y señorial Árbol ha servido de alojamiento y alimento a muchas aves que se acercan a él para hacer sus nidos, cantar y comer de su fruta a su tiempo.
Así nosotros hemos servido en nuestro hogar para alojar hermanos y familias, ofreciéndoles comida y albergue cuando nos visitan de otros países.
Nuestro árbol es como un gigante que arropa nuestra casa, dándonos protección bajo sus ramas, como grandes brazos que nos abrazan.
Su sombra refresca todo el tiempo y hace que nuestra vista se recree con su belleza única y sus cantos de aves diversos de manera continua, trayendo hermosas melodías que nos recuerdan toda la obra perfecta de nuestro Dios en su creación.
Amanecer al lado del árbol es empezar el día con las melodías de las aves en su gran coro, para darle la gloria a Su Creador. Eso no tiene comparación ni desperdicio.
Su crecimiento parece imperceptible a nuestros ojos, pero va creciendo cada día, haciéndose más fuerte, resistente, seguro, firme, confiado, profundo… no importando que lo poden, o quiebren algunas de sus ramas.
Es todo un ejemplo que quisiéramos imitar, que vayamos en nuestra vida espiritual y nuestra relación con nuestro Dios: creciendo y haciéndonos cada día más fuertes, firmes, resistentes, seguros, confiados y profundos.
Que nuestras raíces sean profundas buscando siempre el mejor alimento, buscando el agua espiritual, como nuestro árbol busca su agua en lo más profundo de la tierra.
Cuando veas un gran árbol, no pases desapercibido, detente y examina su belleza y majestad. Han sido creados con mucho cuidado, como tú y como yo.
Calladamente hablan de la Creación y de Su Creador.
Así debe ser nuestro testimonio, aún callados debemos hablar de nuestro Salvador Jesús.





lunes, 5 de marzo de 2018

Cristo, mi roca







¿Has jugado alguna vez el juego infantil:
 Piedra, papel o tijera?
¿Cuál es el más fuerte, o el que siempre puede ganar?
Claro está que es la piedra, si algo cae sobre ella se quiebra o lastima, y si ella cae sobre el objeto, lo destruye.

Imaginemos una gran piedra o roca…
¿Qué características vemos en una roca?
Una roca se caracteriza por su fuerza, firmeza, capaz de aplastar o destruir, no se rompe o quiebra aún ante la adversidad, si es una cueva sirve de refugio seguro contra cualquier mal tiempo.

¿Quién es la Roca, según la Palabra de Dios?
Dice 1 Corintios 10:4
10:4 y todos bebieron la misma bebida espiritual; porque bebían de la roca espiritual que los seguía, y la roca era Cristo. 
La roca es Cristo. MI Salvador, mi Señor, mi Amo.
2 Samuel 22:2
22:2 Dijo:
Jehová es mi roca y mi fortaleza, y mi libertador; 
La roca es Jehová, Dios, mi Creador, mi Rey.

¿Cómo debe ser mi relación con mi roca, que es Cristo?
Mateo 7:24-25 nos dice claramente.
7:24 Cualquiera, pues, que me oye estas palabras, y las hace, le compararé a un hombre prudente, que edificó su casa sobre la roca.
7:25 Descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y golpearon contra aquella casa; y no cayó, porque estaba fundada sobre la roca.

1.    Cualquiera-  todo el que quiera, no hay acepción.
2.    Debemos oír la Palabra de Dios.
3.    Obedecerla, hacer lo que se nos manda.
4.    Para Ser sabias, ser una mujer prudente.
5.    Edificar nuestra casa: (sobre la roca que es Cristo)
a.     Nuestro Ser-  somos templo del Espíritu Santo, somos la casa de Dios y necesitamos mantener una relación firme y fuerte, una comunión íntima con nuestro Salvador. Que nuestro Dios siempre ocupe el primer lugar en nuestros corazones, por sobre todas las cosas. Debo mantener una vida de estudio y oración diaria para escuchar la voz y la guía de mi Señor, y estar dispuesta a la obediencia incondicional.

b.   Nuestro Hogar (familia)- como hija, esposa y madre, tengo responsabilidades que debo cumplir delante de mi Dios, según las prioridades que me ha asignado:
Debo como hija; obedecer y respetar a mis padres y cumplir mi rol mientras este bajo su techo soltera. Estudiar y adiestrarme para cuando sea esposa, madre y administradora de mi hogar.

Debo como esposa; someterme a mi marido, amarlo, respetarlo, servirle y honrarlo como mi autoridad, es mi cabeza, puesta por Dios. La mujer se sujeta a su marido en todo.
Luego, por orden, debo como madre; amar y educar a mis hijos siguiendo los preceptos de la Palabra de Dios guiándolos a los pies de Su Salvador y Su Padre Dios.
Y por último, debo ser una buena administradora de mi casa; conociendo todo el manejo y movimientos que en ella se realizan. Solo entonces puedo ocupar algún ministerio dentro de la iglesia para servir a mi Dios y ser bendecida.

Si altero el orden de mis prioridades, empezarán los problemas en mi hogar. Pero si los mantengo…


6.    No importará si desciende lluvia, ríos, soplan vientos… no importan el problema cualquiera que sea que venga a nuestra vida (económico, de salud, espiritual).
7.    No caeremos, es una promesa.
8.    Porque estaremos aferrados a la Roca fuerte, estaremos bien fundados. Nada podrá separarnos del amor de Dios que es en Cristo Jesús Señor nuestro:
ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir, ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada…
Romanos 8 35-39.

¿Cuáles beneficios tengo con Cristo como mi roca?
El Salmo 71:3 nos dice claramente lo que es la roca para mí.
71:3 Sé para mí una roca de refugio, adonde recurra yo continuamente.
Tú has dado mandamiento para salvarme,
Porque tú eres mi roca y mi fortaleza.

1.    Es mi refugio:  me protege, me cuida.
2.    Es el lugar donde yo puedo recurrir continuamente: está siempre a mi lado, oye mi oración, suplicas, conoce mis situaciones.
3.    Es mi Salvador, me puede salvar de la condenación eterna, y me perdona todos mis pecados.
4.    Es mi roca de seguridad: que me ayuda a mantenerme firme en Sus caminos.
5.    Es mi fortaleza: mi fuerza para sobrellevar todo lo que me acontezca.
Qué más necesitamos……nada más.
¡Con Cristo estamos completos¡


miércoles, 2 de marzo de 2016

           Decisiones…
                      Por  Yoli de Mallén

                       

   
No podemos comenzar a hablar sobre algo que no sepamos con certeza lo que significa.
Por lo que Decidir,  según el diccionario Larousse significa: determinar, decidir de todo sobre una cosa, resolver, acordar, tomar partido, decretar, deliberar, escoger,  hacer una resolución definitiva.

Entendiendo esto podemos aceptar y estar de acuerdo cuando digo que desde que nacimos nos han enseñado a decidir a  tomar decisiones…

Al principio las tomaron por nosotras, tales como: dónde nacer, el médico o el pediatra, la ropa, comida, paseos, escuela, iglesia, creencias etc.
Pero a medida que fuimos creciendo esas decisiones fueron siendo parte de nuestras responsabilidades y las que conforman nuestra vida hoy.

Y si no te has dado cuenta observa un poco:

  1. La decisión al elegir tu ropa, dice y habla de ti, puedes representar una joven o mujer pudorosa y casta o hasta una ramera.
  2. La carrera que eliges a estudiar, te llevará al conocimiento de esa materia y será todo lo que atenderás en tu vida será en torno a tu conocimiento; si eres dentista, atenderás y mirarás la boca y  los dientes de todo el mundo….si eres oftalmólogo, observarás con mayor atención los ojos de las personas…. Si eres costurera, verás los detalles de las costuras y terminaciones de la ropa…si eres profesora, enseñarás a todo el mundo.
  3.  Si decides por un buen compañero y esposo, tu vida podrá experimentar, aún sus altas y bajas que siempre hay, un matrimonio lleno de dicha y felicidad, donde ambos luchen por los mismos ideales y principios establecidos por el que Diseño el matrimonio.
Pero si por el contrario decides por un compañero no tan ideal…..siento decirte que por más que intentes ya llevas la triste experiencia de un fracaso sobre tus hombros,  y eso es algo triste y desagradable que marca tu vida y la de tus hijos, si los tuviste.

Una buena y sabia decisión puede traer bendiciones, así como una decisión incorrecta puede traer maldición a nuestra vida. Esta puede ser pasajera o temporal, pero también puede ser definitiva y eterna.

No es cosa a la ligera el DECIDIR, debe llevar cierto estudio, y tiempo. Y si eres creyente, como yo, debe llevar sobretodo mucha oración y dirección de nuestro Padre Dios.
El Señor, en Su Palabra,  también nos deja la oportunidad de elegir y decidir;  aquí solo menciono tres ejemplos:

  1. Deuteronomio 30:15 y 19
30:15 Mira, yo he puesto delante de ti hoy la vida y el bien, la muerte y el mal; 
30:19 A los cielos y a la tierra llamo por testigos hoy contra vosotros, que os he puesto delante la vida y la muerte, la bendición y la maldición; escoge, pues, la vida, para que vivas tú y tu descendencia; 
  1. Jeremías 21:8
21:8 Y a este pueblo dirás: Así ha dicho Jehová: He aquí pongo delante de vosotros camino de vida y camino de muerte. 

  1. Apocalipsis 3:15
3:15 Yo conozco tus obras, que ni eres frío ni caliente. ¡Ojalá fueses frío o caliente! 

Una correcta decisión puede traer beneficios a tu vida, beneficios para esta vida y para la vida eterna.
Si has decidido por tu vida eterna junto a Cristo, y te has convertido y has obtenido la Salvación de tu alma…. Has hecho la mejor decisión de tu vida.
Pero si por el contrario no has pensado ni siquiera en esto, tu futuro eterno no es bueno.

No nos apresuremos en tomar decisiones a la ligera y más si estas nos han de marcar definitivamente.

Si somos creyentes, tenemos el mejor aliado, nuestro Salvador, Su Palabra y Su guía, y contamos con la Oración, la mejor arma para cualquier decisión a tomar, pues ella viene acompañada de Paz y seguridad a nuestra alma.

Si no eres creyente, estas muy solo, temeroso e inseguro….
Yo estuve así, pero ya no más, estás a tiempo de Decidir.

Decidir, a veces  no es fácil ….. pero es definitivamente necesario.




viernes, 11 de diciembre de 2015

               El Vaivén de la Vida
                                           Por Yolide Mallén



                                         
¿Quién no ha sentido la tremenda experiencia de balancearse en un columpio? Si eres adulta, estoy segura que lo has experimentado y si aún eres niña o joven,  si no lo has hecho, te aseguro que lo harás.

Es una experiencia única; te  sientes volar en el aire, recibiendo las caricias de la brisa en tu cara y el resto de tu cuerpo, te mueves hacia adelante y hacia atrás…. Te impulsas,  Y vuelves al principio.

Puedes ver las cosas como se mueven a tu lado, y mientras más alto subes, mas cosas puedes ver. Tu cuerpo no parece que pesa, pues caes al vacío y te elevas con gran facilidad, te hace sentir que eres muy liviano.

A veces comparo mi vida cristiana y mi comunión con Cristo, con el movimiento de un columpio:
Es un ir y venir.
Es un acabar y volver a comenzar.
Es ver las cosas de lejos y a veces muy de cerca.
Es soltarte y dejarte caer por fe y es sentirte sostenida por Jesús y sus brazos poderosos.
Es ver acercarte a los problemas y así mismo alejarte de ellos.
Es una vida en continuo movimiento.
Puede resultar a veces muy divertida.
Es disfrutar de brisas de esperanza que te alivian y refrescan en todo tiempo.
Es una vida de rutina,  pero también de sorpresas.
A veces nos asusta y tememos.
Te hace mirar a la tierra, pero también te hace mirar al cielo.
Sabes bien a quién y a qué aferrarte para no tener una caída.
Entiendes el peligro si no te aferras bien.
Vayas rápido o despacio, harás lo mismo para lo que has sido creado.
Puedes sentirte segura, aún lo alto que subas.
Pero así como todo empieza, todo también terminará.
Al final tu vida se detendrá, y te bajarás del columpio.

Terminarás tu experiencia,  yo me pregunto: ¿La disfrutaste?
¿Te  gustaría que otros tuvieran tu misma experiencia?

Espero cuando veas o te montes en un columpio, puedas meditar un poco en las maravillas de tener a un Salvador tan de cerca que nos cuida, protege,  sostiene, y nos lleva en sus brazos por la vida. Y que puedas dirigir a otros a tener  tan tremenda experiencia.