Un blog con contenido bíblico para cubrir las necesidades espirituales de la mujer de todos los tiempos.
Escríbeme a yolimallen@convertidosacristo.org o a yolimallen@gmail.com

lunes, 5 de marzo de 2018

Cristo, mi roca







¿Has jugado alguna vez el juego infantil:
 Piedra, papel o tijera?
¿Cuál es el más fuerte, o el que siempre puede ganar?
Claro está que es la piedra, si algo cae sobre ella se quiebra o lastima, y si ella cae sobre el objeto, lo destruye.

Imaginemos una gran piedra o roca…
¿Qué características vemos en una roca?
Una roca se caracteriza por su fuerza, firmeza, capaz de aplastar o destruir, no se rompe o quiebra aún ante la adversidad, si es una cueva sirve de refugio seguro contra cualquier mal tiempo.

¿Quién es la Roca, según la Palabra de Dios?
Dice 1 Corintios 10:4
10:4 y todos bebieron la misma bebida espiritual; porque bebían de la roca espiritual que los seguía, y la roca era Cristo. 
La roca es Cristo. MI Salvador, mi Señor, mi Amo.
2 Samuel 22:2
22:2 Dijo:
Jehová es mi roca y mi fortaleza, y mi libertador; 
La roca es Jehová, Dios, mi Creador, mi Rey.

¿Cómo debe ser mi relación con mi roca, que es Cristo?
Mateo 7:24-25 nos dice claramente.
7:24 Cualquiera, pues, que me oye estas palabras, y las hace, le compararé a un hombre prudente, que edificó su casa sobre la roca.
7:25 Descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos, y golpearon contra aquella casa; y no cayó, porque estaba fundada sobre la roca.

1.    Cualquiera-  todo el que quiera, no hay acepción.
2.    Debemos oír la Palabra de Dios.
3.    Obedecerla, hacer lo que se nos manda.
4.    Para Ser sabias, ser una mujer prudente.
5.    Edificar nuestra casa: (sobre la roca que es Cristo)
a.     Nuestro Ser-  somos templo del Espíritu Santo, somos la casa de Dios y necesitamos mantener una relación firme y fuerte, una comunión íntima con nuestro Salvador. Que nuestro Dios siempre ocupe el primer lugar en nuestros corazones, por sobre todas las cosas. Debo mantener una vida de estudio y oración diaria para escuchar la voz y la guía de mi Señor, y estar dispuesta a la obediencia incondicional.

b.   Nuestro Hogar (familia)- como hija, esposa y madre, tengo responsabilidades que debo cumplir delante de mi Dios, según las prioridades que me ha asignado:
Debo como hija; obedecer y respetar a mis padres y cumplir mi rol mientras este bajo su techo soltera. Estudiar y adiestrarme para cuando sea esposa, madre y administradora de mi hogar.

Debo como esposa; someterme a mi marido, amarlo, respetarlo, servirle y honrarlo como mi autoridad, es mi cabeza, puesta por Dios. La mujer se sujeta a su marido en todo.
Luego, por orden, debo como madre; amar y educar a mis hijos siguiendo los preceptos de la Palabra de Dios guiándolos a los pies de Su Salvador y Su Padre Dios.
Y por último, debo ser una buena administradora de mi casa; conociendo todo el manejo y movimientos que en ella se realizan. Solo entonces puedo ocupar algún ministerio dentro de la iglesia para servir a mi Dios y ser bendecida.

Si altero el orden de mis prioridades, empezarán los problemas en mi hogar. Pero si los mantengo…


6.    No importará si desciende lluvia, ríos, soplan vientos… no importan el problema cualquiera que sea que venga a nuestra vida (económico, de salud, espiritual).
7.    No caeremos, es una promesa.
8.    Porque estaremos aferrados a la Roca fuerte, estaremos bien fundados. Nada podrá separarnos del amor de Dios que es en Cristo Jesús Señor nuestro:
ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni potestades, ni lo presente, ni lo por venir, ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada…
Romanos 8 35-39.

¿Cuáles beneficios tengo con Cristo como mi roca?
El Salmo 71:3 nos dice claramente lo que es la roca para mí.
71:3 Sé para mí una roca de refugio, adonde recurra yo continuamente.
Tú has dado mandamiento para salvarme,
Porque tú eres mi roca y mi fortaleza.

1.    Es mi refugio:  me protege, me cuida.
2.    Es el lugar donde yo puedo recurrir continuamente: está siempre a mi lado, oye mi oración, suplicas, conoce mis situaciones.
3.    Es mi Salvador, me puede salvar de la condenación eterna, y me perdona todos mis pecados.
4.    Es mi roca de seguridad: que me ayuda a mantenerme firme en Sus caminos.
5.    Es mi fortaleza: mi fuerza para sobrellevar todo lo que me acontezca.
Qué más necesitamos……nada más.
¡Con Cristo estamos completos¡


No hay comentarios:

Publicar un comentario