Un blog con contenido bíblico para cubrir las necesidades espirituales de la mujer de todos los tiempos.
Escríbeme a yolimallen@convertidosacristo.org o a yolimallen@gmail.com

jueves, 23 de junio de 2022

 

Cambio Radical




 

 

 

 




Estoy convencida que todas en algún momento de nuestras vidas hemos querido un CAMBIO RADICAL, DRÁSTICO…

 

Pues tengo para ti algo, que puede cambiar de manera dramática y definitiva tu vida, y es el hacerla nueva por completo…

 

¿En algún momento te has sentido desorientada, insegura, confundida, con un gran vacío en el corazón que no puedes llenar con nada?

Estoy convencida que has tenido momentos de desesperación interno que no encuentras la salida.  A veces tu vida te parece completamente sin sentido, sin futuro sin esperanza.

 

Te sorprenderá lo que voy a decirte, pero Dios ha preparado en tu corazón un gran vacío que solo Él puede llenar, por tanto no existe NADA que lo pueda sustituir…  es un vacío Espiritual, de Su tamaño, del tamaño de Dios. No hay otro camino.

 

El ser humano es pecador, vive en pecado, practicando el pecado y atraído por el pecado continuamente, es nuestra naturaleza.

El pecado por supuesto está totalmente opuesto a Dios, que es tres veces SANTO y No hay pecado en EL.

 

¿Y qué es el pecado?

Todo aquello que nos separa de Dios, desde una mentirita hasta un adulterio o robo.

Mientras más vivimos en pecado, más desorientada y triste es nuestra vida.

Tenemos que salir de ese estado en que estamos…tenemos que romper con todo vicio y atadura que nos esclaviza… necesitamos ser LIBRES y comenzar de nuevo.

 

Dice 2 Corintios 5:17

De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas”.

 

Pues te tengo la receta para tu felicidad.

Entrega tu corazón a Jesucristo, dale la oportunidad de hacer de ti una criatura nueva, de comenzar de nuevo, de borrar todos tus pecados y darte el perdón a tu alma y saciarla por completo, de darte la salvación y la entrada al cielo eternamente.

 

¿Cómo vas a hacerlo? Es muy fácil…

Solo tienes que pedirlo en oración personal de corazón a nuestro Dios, reconociendo la preciosa obra de Cristo a tu favor, cuando murió en la cruz solo por ti, por llevar tus pecados, siendo El perfecto y sin mancha.

Si quieres puedo ayudarte y tú me sigues con toda sinceridad, recuerda que el Señor es quien necesita oírte, además ya yo me convertí y no necesito más, para salvación.

 

Padre mío:

Perdóname porque te he ofendido muchas veces con mis pecados.

Tampoco he reconocido la obra perfecta de Cristo a mi favor cuando murió por mí en la cruz.

Entiendo que solo si te pido personalmente y reconociendo que solo en Ti hay Salvación para mi alma podré adquirirla.

 

Señor hoy necesito de ti, quiero ser salva, quiero una nueva oportunidad, quiero una nueva vida,  comenzar de nuevo, que Tú seas mi guía y fortaleza, mi amigo fiel, mi pronto auxilio.

 Ayúdame a ser obediente a tu Palabra y hacer tu voluntad.

Te lo pido en el nombre precioso de Tu hijo Jesús,  Amén

Si oraste conmigo… solo me resta felicitarte y darte un fuerte abrazo en el Señor.

Ahora eres una hija de Dios, mi hermana en Cristo, una nueva bebita que empieza a crecer a medida que comience a conocer y obedecer la Palabra de Dios.

Para ello necesitas:

·      leer todos los días una porción de la Biblia, trata de que sea en  orden y razonadamente, busca una aplicación para tu vida.

·      Sería excelente que   puedas comenzar por los Evangelios, en el Nuevo Testamento, mira los ejemplos que el mismo Jesús nos dejó de cómo comportarnos en cada ocasión.

·      Dios te habla a través de su Palabra, pero tú le hablas a El por medio de la oración, por lo que no dejes de orar y conversar con Él, es tu amigo.

·      Busca una Iglesia que te enseñe la Palabra de Dios tal y como está escrita, donde te puedas bautizar por inmersión y participar de la cena del Señor con tus hermanos en Cristo.

·      Y por último, comparte con otros lo que ha pasado en tu vida, tu nuevo cambio. Hay tantos en este mundo que también quieren una vida nueva y no saben dónde encontrarla. Ayúdalos, como lo hicieron contigo, y conmigo.

 

Dios te bendiga ricamente y te ayude a caminar por el camino haciendo la perfecta voluntad, para que tu felicidad dure eternamente.

 

miércoles, 15 de junio de 2022

 

Invisible









 

Cuando era niña solía ver en la TV un programa, o como se diría hoy, una serie llamada; El Hombre Invisible.

Me gustaba mucho y me llamaba la atención que para que lo vieran los demás, tenía que envolverse en telas tipo momia, ponerse abrigos, guantes, botas y sombrero. Pero sin este atuendo, él y nada era lo mismo.

Podía estar en un lugar y no ser visto, no llamaba la atención, era Invisible.

Aunque parezca increíble así puede, ha pasado, y seguirá pasando en la realidad.

Algunos ya pueden decir como yo, que lo hemos experimentado.

Les pongo algunos ejemplos para que me entiendan mejor:

1.    Entras a un lugar donde hay seres queridos y conocidos, pero cada uno está muy envuelto en sus cosas y celulares, al punto que puedes hablarles directamente y ni siquiera levantan la cabeza. No te han oído, no te han visto, no te han sentido.

          Te estás volviendo Invisible.

2.    Llegas a una sala y dos personas que conoces bien hablan entre ellas. Te puedes sentar a su lado, pasarle la mano por la cabeza, decirle algo o solicitarle algo y ambas siguen hablando sin ni siquiera distraerse.

         Te estas volviendo Invisible.

3.    Hay una reunión familiar, todos hablan y comparten, se ríen, hacen chistes y cuentos. Tratas de hacer un pequeño comentario, pero por más que intentas no puedes, no encuentras el espacio ni la atención.

         Te estás volviendo Invisible.

4.    Caminas entre personas afuera y nadie te mira, ni te hablan, ni te ayudan, ni te dan paso, ni te dan su asiento, no te ven.

          Te estás volviendo Invisible.

¿Te ha pasado?

 

Ahora tratemos el tema de Invisible en la Biblia.

Colosenses 1:15

15 Él es la imagen del Dios invisible, el primogénito de toda creación.

 

Hebreos 11:27, hablando de Moisés

27 Por la fe dejó a Egipto, no temiendo la ira del rey; porque se sostuvo como viendo al Invisible.

 

Romanos 1:20

20 Porque las cosas invisibles de él, su eterno poder y deidad, se hacen claramente visibles desde la creación del mundo, siendo entendidas por medio de las cosas hechas, de modo que no tienen excusa.

 

 

1 Timoteo 1:17

17 Por tanto, al Rey de los siglos, inmortal, invisible, al único y sabio Dios, sea honor y gloria por los siglos de los siglos. Amén.

 

Estamos ante un Dios Invisible pero:

·      Que nos habla por su palabra

·      Que nos acompaña y cuida

·      Que mora en nuestros corazones, si nos convertimos a Él

·      Que nos oye atentamente

·      Que nos guía de la mano

·      Que nos protege de todo mal

·      Que nos abraza con su amor

No lo vemos pero nos da convicciones firmes de Su Presencia.

 

Y volviendo al principio…si me estoy volviendo Invisible para algunos, para mi Dios estoy muy presente.

No me preocuparé para nada, por lo contrario, disfrutaré de mis nuevas habilidades.

¡La vida está llena de sorpresas!

miércoles, 8 de junio de 2022

 

La Nuera






 





Una vez oí un chiste que jamás olvidaré, cada vez que oigo el título de NUERA.

Y dice así,

Le pregunta una señora a otra:

- ¿Sabes por qué se le llama NUERA?

- no, no sé porque se le llama así.

- porque NOERA la que o quería para mi hijo.

 

La verdad me parece más que gracioso, un poco cruel.

Es un chiste, pero lo cierto es que sería penoso que no haya una buena elección.

Esto ya ha pasado y seguirá pasando una y mil veces más, hay buenas y no tan buenas elecciones.

La nuera es la esposa de mi hijo.

Es mi nueva hija.

No la tuve los 9 meses en mi vientre, pero en este momento especial,  llegó a nuestra familia para quedarse.

Cuando tu hijo se enamora y te presenta esa chica de sus sueños, es el momento de conversar y hablar con tu hijo todo lo relacionado a ella.

Aquellas cosas que ves que te agradan o las que te desagraden, antes que su relación se formalice y todo se complique.

Así como le dirás lo bueno que ves en ella, también le dirás lo que no te gusta y has observado.

Es el momento.

Todos somos pecadores.

El ser perfecto, no existe, solo Jesucristo.

Ella no es perfecta, tu hijo tampoco.


Pero hay cosas importantes que debemos observar:

·      Que ambos tengan iguales principios, sobre todo creyentes genuinos de Cristo, pues no deben unirse en yugo desigual.

·      Que se lleven bien juntos, con cosas afines para que ella pueda ser su ayuda idónea.

·      Que sepa sujetarse a él como su autoridad, su cabeza.

·      Que haya amor real entre ellos.

Ya al momento que se declara Nuera, es porque se han casado y han formado su propio hogar, en el sagrado vínculo del matrimonio.

Ya no se habla más nada al respecto.

Pasó el tiempo.

Ahora se recibe a una Hija.

Será la madre de tus futuros nietos.

La compañera de tu hijo.

La madre no se sustituye, siempre seremos su mamá, pero ya no es igual, pues nuestra posición en cuanto a atención y cuidado de nuestro hijo pasó a otra persona.

Nuestra nueva hija es parte de mi familia, lleva mi apellido.

Es bienvenida cada vez que quiera a mi hogar.

La escucharé y ayudaré mientras pueda.

No me presentaré a su casa sin ser llamada.

Mucho menos cambiaré arreglos y decoraciones de su casa.

No opinaré si no me lo requieren.

No cambiaré los planes de mi hijo.

Mi hijo se debe a su esposa.

Ella es quien merece su atención y su cuidado.

Nuestra nueva hija merece respeto y consideración de nuestra parte.

No es correcto hablar a sus espaldas ni criticarla delante de otros.

Es nuestro deber permanecer orando y ayudando a que ese matrimonio perdure para la Gloria de Dios.


Que si en algún momento pudiéramos hacerlo…cambiemos el nombre de NOERA por SIERA.

Que podamos decir:

-Esta SIERA la que Dios tenía para mi hijo.

 

viernes, 27 de mayo de 2022

 

A tus pies





 




A tus pies, arde mi corazón

A tus pies, te entrego lo que soy,

Es el lugar de mi seguridad

Donde nadie me puede señalar…

Así reza una canción hermosa, y nos señala que No hay lugar más alto ni más grande que estar a Sus pies.

Yo personalmente quisiera poder permanecer ahí todo el tiempo que me resta por vivir.

Entiendo que no hay mejor lugar.

En la Palabra de Dios hemos visto que no somos las únicas que desean y han logrado ese lugar tan especial:

Lucas 10:38-42

 Aconteció que yendo de camino, entró en una aldea; y una mujer llamada Marta le recibió en su casa. 39 Esta tenía una hermana que se llamaba María, la cual, sentándose a los pies de Jesús, oía su palabra. 40 Pero Marta se preocupaba con muchos quehaceres, y acercándose, dijo: Señor, ¿no te da cuidado que mi hermana me deje servir sola? Dile, pues, que me ayude. 41 Respondiendo Jesús, le dijo: Marta, Marta, afanada y turbada estás con muchas cosas. 42 Pero solo una cosa es necesaria; y María ha escogido la buena parte, la cual no le será quitada.

Lucas 8:43-48

43 Pero una mujer que padecía de flujo de sangre desde hacía doce años, y que había gastado en médicos todo cuanto tenía, y por ninguno había podido ser curada, 44 se le acercó por detrás y tocó el borde de su manto; y al instante se detuvo el flujo de su sangre. 45 Entonces Jesús dijo: ¿Quién es el que me ha tocado? Y negando todos, dijo Pedro y los que con él estaban: Maestro, la multitud te aprieta y oprime, y dices: ¿Quién es el que me ha tocado? 46 Pero Jesús dijo: Alguien me ha tocado; porque yo he conocido que ha salido poder de mí. 47 Entonces, cuando la mujer vio que no había quedado oculta, vino temblando, y postrándose a sus pies, le declaró delante de todo el pueblo por qué causa le había tocado, y cómo al instante había sido sanada. 48 Y él le dijo: Hija, tu fe te ha salvado; ve en paz.

 

Lucas 7:37-39

37 Entonces una mujer de la ciudad, que era pecadora, al saber que Jesús estaba a la mesa en casa del fariseo, trajo un frasco de alabastro con perfume; 38 y estando detrás de él a sus pies, llorando, comenzó a regar con lágrimas sus pies, y los enjugaba con sus cabellos; y besaba sus pies, y los ungía con el perfume. 39 Cuando vio esto el fariseo que le había convidado, dijo para sí: Este, si fuera profeta, conocería quién y qué clase de mujer es la que le toca, que es pecadora.

 

Estar a los pies de alguien como Cristo, es estar bajo Su completa Voluntad.

Rendidos, dependiendo de Él solamente, humillados, reconociendo Quién es el Amo, Señor y Rey de mi vida.

Sumisión total y absoluta.

Por debajo de la autoridad máxima, adoración, reconocimiento, honra.

Estar a los pies deja ver bien claro Quién es el dueño, el que dirige mi vida, el que manda y el que decide todo.

Deja ver bien claro que no soy nada valioso, ni importante, que no deseo ser vista, ni exaltada, sino que puedan ver a Aquel que sí lo merece, que puedan ver a nuestro Señor en mí.

Dice la Palabra de Dios que aquel que se humilla, será exaltado, creo que no hay otro lugar mejor para sentirnos humillados …que a los pies de Cristo.

Todo cristiano desea y sueña con poder ver cara a cara a nuestro Señor y Amo Jesucristo, pero mientras más lo pienso, más desea mi corazón empezar viendo los pies de mi Salvador.

Pies atravesados por los clavos, heridos y maltratados para darme la salvación a mí…que no la merezco.

Creo que me gustaría pasar mucho tiempo, a los pies de mi Cristo.

Así dice el estribillo de esa hermosa canción que cite al principio…y con esto acabo.

Y allí permaneceré, postrado a sus pies

Y allí permaneceré a los pies de Cristo.

miércoles, 18 de mayo de 2022

 

El título de VIUDA




 






Desde lo más profundo de mi corazón les digo, que no se imaginan lo difícil que ha sido para mí poder entender este título que ha llegado a mi vida, sin esperarlo, ni desearlo.

El título de VIUDA.

Esperamos y recibimos muchos títulos que nos agradan y de los cuales orgullosos los presentamos a todos.

Algunos nos cuestan mucho trabajo y esfuerzos para lograrlos.

Otros son más fáciles de adquirir.

Normalmente los recibimos con alegría y satisfacción.

Pero con sinceridad les digo que el título de VIUDA me ha costado aceptarlo y asimilarlo.

Sabía que podía llegar a mi vida, pues mi esposo siempre decía que había mas viudas que viudos, o sea que era un porcentaje más alto y posible.

Además, relajaba mucho con la idea de que la mujer casada, luego de aguantar a su marido y serle sumisa por tantos años…era justo y necesario que disfrutara de unos “años de feliz viudez”.

Por supuesto no me gustaba mucho ese tipo de chiste…y aun así, me tocó.

Se que personalmente me ha sido más difícil pues mi esposo era todo para mí, los que lo conocieron saben que no miento.

1.    Él pensaba y tomaba todas las decisiones.

2.    Hacía y resolvía todos los pagos y gastos.

3.    Me acompañaba a todas mis diligencias.

4.    Mi compañero inseparable de aventuras.

5.    Mi amigo favorito.

6.    Mi mejor asistente.

7.    Mi perfecto confidente.

8.    Mi mejor maestro.

9.    Mi mano derecha, pues no me soltaba.

10.      Mi pastor, velando por mi vida espiritual.

En fin, yo podía decir fácilmente que solo respiraba…pues ahí estaba mi esposo para ayudarme y resolver.

El Señor me permitió un tiempo con él que no cambiaría.

Pero el Señor también tomó decisiones.

Y a Su debido tiempo lo mandó a buscar.

Cuando esto sucedió, fue como si cortaran una soga en la cual estaba colgada fuertemente…y me sentía caer al vacío.

Era una caída…rápida, inesperada, en el aire, suelta… pero unos brazos fuertes me sostuvieron.

Los brazos de Jesucristo, mi Salvador, mi Señor, mi Dios.

El Salmo 46:1 dice,

Dios es nuestro amparo y fortaleza,

Nuestro pronto auxilio en las tribulaciones.

 

Y el Salmo 136:2 nos recuerda,

Con mano fuerte, y brazo extendido,

Porque para siempre es su misericordia.

 

¿Qué puedo hacer yo cuando el Señor habla?

Callar.

Entender que Dios tiene el control de todo, que lo que Él hace, lo hace perfecto, aun yo no lo vea o entienda en el momento.

Dios me ama, y quiere lo mejor para mí .

Él podía llevarme primero, como yo solía decirle a José, que así deseaba, pues yo dependía mucho de él.

Pero el Señor tenía otros planes para mí.

Nuestra vida cambia de momento, pero no termina.

El titulo de VIUDA, todavía no me gusta mucho.

Pero entiendo que si fue Dios que me lo permitió, es el que me corresponde y lo portaré como es digno de llevarlo.

No puedo dejar de mencionar los requisitos de las viudas que menciona la Palabra de Dios.

En la primera carta a Timoteo 5:9-10,

·      No menos de 60 años

·      Esposa de un solo marido

·      Que tenga testimonio de buenas obras

·      Que haya criado hijos

·      Que haya practicado la hospitalidad

·      Que haya lavado los pies de los santos ( servicio)

·      Que haya socorrido al afligido

·      Que haya practicado toda buena obra.

 

Solo espero en el Señor me permita poder cumplir, con los años que me resten, todos y cada uno de los requisitos que vemos en la Palabra de Dios para nosotras las VIUDAS.

¡Señor aquí estoy!

 

sábado, 14 de mayo de 2022

 

Malos Consejos






 




Creo estarás de acuerdo conmigo en que podemos oír y hasta hacer caso de buenos consejos…así también como de malos consejos.

No sé so conoces la historia que nos narra la Biblia sobre los hijos del rey David en 2 de Samuel 13 sobre Amnón y Tamar:

13 Aconteció después de esto, que teniendo Absalón hijo de David una hermana hermosa que se llamaba Tamar, se enamoró de ella Amnón hijo de David. Y estaba Amnón angustiado hasta enfermarse por Tamar su hermana, pues por ser ella virgen, le parecía a Amnón que sería difícil hacerle cosa alguna. Y Amnón tenía un amigo que se llamaba Jonadab, hijo de Simea, hermano de David; y Jonadab era hombre muy astuto. Y este le dijo: Hijo del rey, ¿por qué de día en día vas enflaqueciendo así? ¿No me lo descubrirás a mí? Y Amnón le respondió: Yo amo a Tamar la hermana de Absalón mi hermano. Y Jonadab le dijo: Acuéstate en tu cama, y finge que estás enfermo; y cuando tu padre viniere a visitarte, dile: Te ruego que venga mi hermana Tamar, para que me dé de comer, y prepare delante de mí alguna vianda, para que al verla yo la coma de su mano. Se acostó, pues, Amnón, y fingió que estaba enfermo; y vino el rey a visitarle. Y dijo Amnón al rey: Yo te ruego que venga mi hermana Tamar, y haga delante de mí dos hojuelas, para que coma yo de su mano.

Y David envió a Tamar a su casa, diciendo: Ve ahora a casa de Amnón tu hermano, y hazle de comer. Y fue Tamar a casa de su hermano Amnón, el cual estaba acostado; y tomó harina, y amasó, e hizo hojuelas delante de él y las coció. Tomó luego la sartén, y las sacó delante de él; mas él no quiso comer. Y dijo Amnón: Echad fuera de aquí a todos. Y todos salieron de allí. 10 Entonces Amnón dijo a Tamar: Trae la comida a la alcoba, para que yo coma de tu mano. Y tomando Tamar las hojuelas que había preparado, las llevó a su hermano Amnón a la alcoba. 11 Y cuando ella se las puso delante para que comiese, asió de ella, y le dijo: Ven, hermana mía, acuéstate conmigo. 12 Ella entonces le respondió: No, hermano mío, no me hagas violencia; porque no se debe hacer así en Israel. No hagas tal vileza. 13 Porque ¿adónde iría yo con mi deshonra? Y aun tú serías estimado como uno de los perversos en Israel. Te ruego pues, ahora, que hables al rey, que él no me negará a ti. 14 Mas él no la quiso oír, sino que pudiendo más que ella, la forzó, y se acostó con ella.

15 Luego la aborreció Amnón con tan gran aborrecimiento, que el odio con que la aborreció fue mayor que el amor con que la había amado. Y le dijo Amnón: Levántate, y vete. 16 Y ella le respondió: No hay razón; mayor mal es este de arrojarme, que el que me has hecho. Mas él no la quiso oír, 17 sino que llamando a su criado que le servía, le dijo: Échame a esta fuera de aquí, y cierra tras ella la puerta. 18 Y llevaba ella un vestido de diversos colores, traje que vestían las hijas vírgenes de los reyes. Su criado, pues, la echó fuera, y cerró la puerta tras ella. 19 Entonces Tamar tomó ceniza y la esparció sobre su cabeza, y rasgó la ropa de colores de que estaba vestida, y puesta su mano sobre su cabeza, se fue gritando.

Que triste y desgarradora historia…

Pero pudiéramos decir y pensar, “ah, pero eso fue en el Antiguo Testamento, hace muchos años, ya eso no pasa hoy día”.

¿Lo crees así?

La Biblia tiene aplicaciones para nuestra vida; ayer, hoy y mañana.

Debe ser nuestro manual práctico de instrucción diario.

Es actual siempre.

No pasa de moda.

Es la Palabra del Dios VIVO.

Nos habla y aconseja.

Es veraz.

Es muy probable que un mal consejo venga de una mala compañía.


¿Cómo podemos reconocer un mal consejo?

1.    Cuando no se basa en los principios que tiene la Biblia, como nuestro manual de instrucción.

2.    Cuando nos motiva a desobedecer los principios correctos.

3.    Cuando podemos dañar nuestro cuerpo.

4.    Cuando se basa en mentiras y engaños.

5.    Cuando le puede hacer daño a otro.

6.    Cuando nos aparta de nuestro Dios.

7.    Cuando no nos trae paz interior.

8.    Cuando trae opiniones encontradas.

9.    Cuando trae satisfacción a la carne no al Espíritu.

10.                 Cuando nos conduce al pecado.

Un mal consejo no tiene que venir de una pala persona como a veces creemos, puede venir de un supuesto amigo, pero que desconoce lo que es correcto y lo que no lo es. Uno que simplemente desea verte complacido sin evaluar el costo.

Ese fue el caso que vimos de Jonadab, el amigo de Amnón; quería darle lo que su corazón deseaba a costa de hacer el daño irreparable a Tammar.

¿Es este un buen amigo?


Creo es un buen momento de hacer una evaluación de cada amigo que nos acompaña y que permitimos nos aconseje.

Pedirle a Dios nos permita observar y valorar si su compañía a nuestro lado nos favorece o nos perjudica.

¿Es nuestro consejero uno que conoce y obedece los principios que la Biblia demanda?

Existe una triste y casi increíble narración; de cómo una papa dañada si se introduce en un saco de papas en perfecto estado, solo con darle un tiempo prudente…acabará dañando todas las papas.

Pues, aunque increíble, es cierto.

Una mala compañía, tarde o temprano nos dañará, nos  afectará, nos destruirá.

Si estamos siendo expuestos a malos consejos, a malos amigos con malos ejemplos y actitudes…nos queda poco tiempo para ser iguales a ellos, si no lo somos ya.

No es tan fácil detectarlos pues nuestra carne es débil y tiende a satisfacerse con el pecado y con la maldad.


Necesitamos la ayuda de nuestro Salvador para poder ver.

¿Es lo que Dios quiere?

¿Es lo que a Dios le agrada?

¿Es lo que nos hará feliz?

¿Es lo que trae paz a tu alma?

Detente…examina…verifica y actua.

No perdamos más tiempo.